AGENDA

"Producir o perecer: ciencia a presión"

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba
Fecha de Inicio:
09:00 del 31 de marzo de 2017
Fecha de Fin:
18:00 del 31 de marzo de 2017
Lugar de celebración:
España, Bilbao, Bizkaia Aretoa (UPV/EHU), Avenida Abandoibarra 3, Bilbao, 48009
Entidad organizadora:
Asociación Española de Comunicación Científica y Cátedra de Cultura Científica de la Universidad del País Vasco
Email:
jornadas@aecomunicacioncientifica.org
URL:
http://www.aecomunicacioncientifica.org/seminario-ciencia-a-presion-producir-o-perecer/

La expresión publish or perish (publica o perece) es de sobra conocida en el ámbito científico. Quiere expresar la importancia que tienen las publicaciones en los currículos del personal investigador. En ciencia no basta con hacer observaciones, obtener unos resultados y derivar conclusiones. Hay, además, que hacerlo público y, a poder ser, en medios de la máxima difusión internacional. La ciencia que no se da a conocer, que no se publica, no existe. El problema es que de eso, precisamente, depende el éxito profesional de los investigadores, sus posibilidades de estabilización y de promoción. De ahí la conocida expresión del principio.

El mundo de la comunicación tiene también sus normas. En comunicación se trata de que lo que se publica sea consumido. De la misma forma que la ciencia que no se publica no existe, en comunicación tampoco existen los contenidos que no se consumen: o sea, no existen los artículos que no se leen, los programas de radio que no se oyen, los de televisión que no se leen o los sitios web que no se visitan. En comunicación valdría decir “sé visto, oído o leído, o perece”.

Ambas esferas tienen ahí un interesante punto en común. Y por supuesto, en comunicación o difusión científica el ámbito de confluencia se aprecia en mayor medida aún. Confluyen aquí ambas necesidades, la de hacer públicos los resultados de investigación y, además, conseguir que lleguen a cuantas más personas mejor.

El problema es que la presión por publicar y por tener impacto comunicativo puede conducir tanto a unos como a otros profesionales, a adoptar comportamientos deshonestos, contrarios a la ética profesional e, incluso, a desvirtuar completamente el fin de la ciencia y de su traslación al conjunto del cuerpo social. Y también puede conducir, y de hecho ha conducido, a que se haya configurado un sistema de publicaciones científicas con patologías.