If you are registered

You will not be able to connect if you exceed ten failed attempts.

If you are not yet registered

The SINC Agency offers different services depending on your profile.

Select yours:

Journalists Institutions
If you are registered

You will not be able to connect if you exceed ten failed attempts.

If you are not yet registered

The SINC Agency offers different services depending on your profile.

Select yours:

Journalists Institutions

Cidaut participa en el diseño de un sistema que refuerza la estructura del coche tras detectar la posibilidad de choque lateral

La Fundación para la Investigación y Desarrollo en Transporte y Energía (Cidaut), con sede en el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid) participa, dentro de un consorcio internacional, en el diseño de un sistema de protección para mejorar la seguridad de los ocupantes de un vehículo en caso de sufrir un choque lateral.

Esta tecnología detecta el acercamiento de un elemento y da orden a un actuador (sistema mecánico) basado en materiales inteligentes, antes de que el impacto ocurra.

Más de 50 representantes de diversas instituciones y empresas europeas relacionadas con la automoción se dieron cita en la sede de Cidaut en Boecillo para asistir a la presentación de los resultados de este sistema, que forma parte del proyecto APROSYS “Advanced Protection Systems” y se ha desarrollado a lo largo de cuatro años (2004-2008) con un presupuesto de 4.767.442 euros.

Los responsables del proyecto han insistido en que, pese a que ahora mismo es un prototipo, esta tecnología sí tiene una aplicación real y han asegurado que podría estar en el mercado en el periodo de "cinco años", de forma que “la próxima generación de vehículos ya llevará este tipo de sistemas”, han afirmado en rueda de prensa. En este sentido han precisado que aún hay que trabajar en el sistema, ya que "ahora mismo no es integrable”, además "hay que realizar más ensayos" para probar que efectivamente reduce las lesiones en el ocupante.

El proyecto combina un sistema de detección, que vigila el lateral del coche mediante un radar y una cámara y detecta la posibilidad de choque antes de que se produzca, con la activación de un dispositivo (actuador) que refuerza la estructura del vehículo a través de materiales inteligentes que cambian sus propiedades, en este caso la temperatura, denominados SMA (Shape Memory Alloys), con lo que se logra hacer más resistente el habitáculo.


Los expertos han subrayado además que el hecho de que se haya optado por un sistema contra impactos laterales obedece a que "el 50% de los muertos y heridos graves en accidente de tráfico" son a causa de este tipo de colisiones.

Durante la presentación se ha realizado una demostración para probar su efectividad en un coche prototipo. En el ensayo, que ha tenido un exitoso resultado, los sensores detectaron la aproximación de un vehículo en movimiento y, 200 milisegundos antes del impacto, se disparó el actuador. La demostración se ha realizado a una velocidad de 50 kilómetros/ hora.

Estudios de simulación y ensayos

Cidaut ha contribuido en el proyecto diseñando y desarrollando el sistema actuador mediante estudios de simulación por elementos finitos y en la realización de ensayos de impacto y pre-cash en sus instalaciones. Otras ocho empresas e institutos de Alemania, Portugal, Polonia y Países Bajos han participado en el desarrollo del resto del proceso.

La Fundación examinó los comportamientos humanos en caso de choque lateral entre dos coches y, usando simulaciones en ordenador mediante multicuerpos se analizaron las posibles opciones para la mejora de la protección del ocupante. Posteriormente, a través de la simulación con elementos finitos, se desarrolló un elemento de doble estado (activado- deactivado) que cambia su tamaño de forma instantánea ante un incremento de temperatura.

El sensor que provoca el aumento de temperatura es un conjunto de elementos convencionales formado por un radar de 24 GHz apoyado con una cámara de video. El actuador utiliza materiales inteligentes (SMA) para conseguir una actuación rápida y al mismo tiempo reversible. El sistema ha sido definido, desarrollado e integrado de forma que pueda ser utilizado en diferentes vehículos.

Cuando se detecta que el impacto es inminente se activa un sistema mecánico, situado debajo de los asientos delanteros, que rigidiza la estructura soporte haciendo más resistente el habitáculo. Este sistema es reversible por lo que en el caso de que se active y no haya impacto, pueda volver a la posición inicial.