Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
If you are registered

You will not be able to connect if you exceed ten failed attempts.

If you are not yet registered

The SINC Agency offers different services depending on your profile.

Select yours:

Journalists Institutions
If you are registered

You will not be able to connect if you exceed ten failed attempts.

If you are not yet registered

The SINC Agency offers different services depending on your profile.

Select yours:

Journalists Institutions

Tomar droga caníbal en la adolescencia también perjudica en la edad adulta

Un nuevo estudio confirma los efectos a largo plazo de la droga sintética MDPV, conocida como ‘caníbal’. El trabajo, liderado por investigadores de Cataluña, muestra cambios de comportamiento asociados con alteraciones de la expresión de factores directamente relacionados con la adicción.

La adicción a la cocaína es un gran problema social, económico y sanitario en muchos países de todo el mundo. / SINC

El consumo en la adolescencia de metilendioxipirovalerona (MDPV) —un potente psicoestimulante conocido como droga caníbal— puede aumentar la vulnerabilidad a la adicción a la cocaína en la edad adulta, según un estudio elaborado con animales de laboratorio y dirigido por Elena Escubedo, del Instituto de Biomedicina de la Universidad de Barcelona (IBUB), y Olga Valverde, jefa del Grupo de Investigación en Neurobiología del Comportamiento (GreNeC) de la Universidad Pompeu Fabra (UPF).

Actualmente, la adicción a la cocaína es un gran problema social, económico y sanitario en muchos países de todo el mundo. Por ello es necesario prever cualquier factor que potencie los efectos del consumo de este alcaloide, y ese es el objetivo de este trabajo publicado en British Journal of Pharmacology.

Las drogas de diseño son una nueva generación de sustancias de consumo adictivo que se han popularizado sobre todo entre jóvenes y adolescentes. La MDPV es un derivado anfetamínico que se ha extendido como sustancia de abuso y que tiene efectos psicoestimulantes superiores incluso a los de la cocaína. No obstante, todavía no hay bibliografía científica sobre los efectos en humanos de esta droga sintética, que inhibe la recaptación de los neurotransmisores dopamina y noradrenalina.

El nuevo estudio analiza la influencia del consumo de la MDPV en la adolescencia y su impacto en la vulnerabilidad de los adultos ante el consumo de cocaína.

La MDPV es un derivado anfetamínico que tiene efectos psicoestimulantes superiores incluso a los de la cocaína

La hipótesis de partida de los expertos tenía como referencia la similitud de los mecanismos de acción de la MDPV y la cocaína, y los efectos prácticamente permanentes que generan estas sustancias en determinadas áreas cerebrales —sobre todo, en el núcleo accumbens— y en los patrones de respuesta ante estímulos determinados.

En el marco de la investigación, se suministró MDPV a ratones adolescentes durante siete días. Tres semanas después de retirarles la sustancia, siendo ya adultos, se valoró su sensibilidad a la cocaína mediante distintos protocolos experimentales. En paralelo, también se analizaron los cambios producidos en determinadas proteínas asociadas al proceso adictivo.

“Constatamos que los animales tratados en la adolescencia con MDPV presentan después unos parámetros de conducta de refuerzo respecto a la cocaína mucho más elevados en comparación con el grupo de control”, explica Escubedo, también miembro del Grupo de Investigación en Neuropsicofarmacología de los Derivados Anfetamínicos de la UB.

Molécula clave en la adicción

Estos cambios de comportamiento van asociados con alteraciones de la expresión de factores directamente relacionados con la adicción. “Por ejemplo, el nivel del factor DeltaFosB es más de tres veces superior al nivel normal y se mantiene elevado durante las tres semanas de retirada de la sustancias adictivas”, añade Escubedo.

DeltaFosB, en concreto, es un factor de transcripción implicado en la plasticidad neuronal que se expresa en cuadros de adicción. “Como este factor se considera un interruptor molecular de la adicción a la cocaína, consideramos que esta es la molécula clave que explica buena parte de este fenómeno”, destaca la experta.

Aunque el consumo de drogas a cualquier edad puede conducir a la adicción, la nueva investigación muestra que cuanto antes comienza una persona a consumir drogas, más probable es que desarrolle problemas graves posteriormente. Según Olga Valverde, de la UPF, “los esfuerzos deben concentrarse en estudiar las consecuencias de la exposición en la adolescencia a las principales drogas de abuso, tal como hemos hecho en este estudio científico”.

Referencia bibliográfica:

López-Arnau, R.; Luján, M. A.; Duart-Castells, L.; Pubill, D.; Camarasa, J.; Valverde, O.; Escubedo, E. «Exposure of mice to MDPV during adolescence increases the psychostimulant, rewarding and reinforcing effects of cocaine in adulthood». British Journal of Pharmacology, marzo de 2017. Doi: 10.1111/bph.13771

Sinc Home

Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Se ha producido un error

Lo sentimos, Inténtalo de nuevo más tarde. .