If you are registered

You will not be able to connect if you exceed ten failed attempts.

If you are not yet registered

The SINC Agency offers different services depending on your profile.

Select yours:

Journalists Institutions
If you are registered

You will not be able to connect if you exceed ten failed attempts.

If you are not yet registered

The SINC Agency offers different services depending on your profile.

Select yours:

Journalists Institutions
La revista 'Environmental Microbiology' publica los resultados en su próximo número

Secuencian el genoma de la bacteria responsable de la tuberculosis del olivo

Investigadores de la Universidad Pública de Navarra (UPNA), Universidad Politécnica de Madrid (CBGP), Universidad de Málaga, el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, y University of Wisconsin de EE UU han logrado secuenciar el genoma de la bacteria responsable de la tuberculosis del olivo. El trabajo supone la primera secuenciación del genoma de una bacteria patógena llevada a cabo en España y aporta el primer genoma conocido en el mundo de una Pseudomonas patógena de plantas leñosas.

Imagen de un olivo con tumores (verrugas) producidos por la tuberculosis. Foto: UPNA.

Por parte de la UPNA, han participado en el proyecto los investigadores del Departamento de Producción Agraria Jesús Murillo Martínez y Leire Bardaji Goikoetxea. Según explican, haber secuenciado el genoma de este patógeno abre las puertas a la identificación de genes responsables de la virulencia de esta bacteria y de su supervivencia en la filosfera (superficie de las hojas), lo cual facilita diseñar estrategias específicas para luchar contra la enfermedad y poder elaborar programas de mejora genética del olivar.

Pseudomonas savastanoi es el agente que causa la tuberculosis del olivo, una enfermedad que produce importantes pérdidas en olivo en España. Los árboles afectados presentan tumores (conocidos como verrugas) que pueden llegar a alcanzar varios centímetros de diámetro en troncos, ramas, tallos y brotes.

Los árboles enfermos tienen menos vigor y un crecimiento reducido, pudiendo llegar a ser improductivos si el ataque de la enfermedad es muy intenso. Hasta la fecha, debido a la ausencia de métodos eficaces de control, se han seguido estrategias preventivas reduciendo las poblaciones de bacterias con tratamientos fitosanitarios.

Nuevas estrategias

Las enfermedades vegetales producidas por microorganismos patógenos no sólo disminuyen la producción sino que pueden alterar la calidad de los alimentos y disminuir drásticamente el valor comercial de las cosechas. Las nuevas estrategias para el control de enfermedades pasan en la actualidad por el análisis de la información contenida en el genoma de los organismos patógenos.

De forma similar a lo que ha ocurrido con el genoma humano, esta tecnología genera una gran cantidad de información valiosa para el desarrollo de tecnologías innovadoras, que podrán permitir identificar y controlar al patógeno así como obtener nuevas variedades de la planta huésped que muestren mayor resistencia a la enfermedad.