INNOVACIÓN: Innovación

Teresa Tarragó, consejera delegada y cofundadora de Iproteos

La bióloga que busca financiación para vencer las barreras de la esquizofrenia

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

Teresa Tarragó colgó hace seis años la bata de laboratorio y creó Iproteos, una firma de biotecnología que ha desarrollado un compuesto para tratar los problemas de aprendizaje de los pacientes de esquizofrenia, contra los que no hay ningún medicamento. Gracias a su tesón, la empresa ha cerrado una ronda de financiación de capital riesgo de 1,5 millones de euros. Su objetivo es llevar el nuevo fármaco al ensayo en humanos, que se iniciará en 2018.

Más información sobre:
déficit cognitivo
esquizofrenia
fármaco
péptidos
aprendizaje

Ana Hernando | | 23 septiembre 2017 08:00

<p>Teresa Tarragó en la sede de Iproteos. / PCB</p>

Teresa Tarragó en la sede de Iproteos. / PCB

En 2011 la bióloga molecular Teresa Tarragó (Corbera d'Ebre, Tarragona 1974) dejó su trabajo a tiempo completo en el Instituto de Investigación Biomédica de Barcelona (IRB) para crear la empresa de biotecnología Iproteos. Su idea era convertir en fármaco una molécula descubierta en el curso de sus investigaciones, denominada IPR-19, que había mostrado un gran potencial en el tratamiento de los problemas cognitivos que sufren los pacientes con esquizofrenia: dificultades de concentración y aprendizaje para las que no hay tratamiento farmacológico.

A partir de ese momento, esta spin-off del IRB y de la Universidad de Barcelona se embarcó en la odisea de lograr financiación. “De lo primero que tiramos fue de la inversión de amigos y familiares –lo que en la jerga se llama FFF: family, friends and fools–. Luego, en 2014 lanzamos una campaña de miocromecenazgo por acciones, con la que conseguimos 100.000 euros, que en el ámbito de desarrollo de fármacos es una cantidad muy pequeña, pero que nos sirvió para darnos a conocer”, comenta Tarragó a Sinc.

Los problemas cognitivos incapacitan a las personas con esquizofrenia para estudiar, trabajar y ser independientes

El proyecto también logró una ayuda pública de 500.000 euros en 2015. Y el último espaldarazo recibido por la compañía –ubicada en el Parque Científico de Barcelona– ha sido el cierre de una ronda de financiación de 1,5 millones de euros, liderada por Caixa Capital Risc. “Esta inversión de capital riesgo nos va a permitir continuar con nuestra innovación en el tratamiento de la esquizofrenia”, subraya la directiva.

De acuerdo con los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hay unas 21 millones de personas en el mundo que padecen esquizofrenia. Tarragó indica que la cifra suministrada por la OMS podría ser más del doble si se incluyeran los enfermos que no están diagnosticados.

Esta enfermedad mental grave causa alucinaciones auditivas, visuales y delirios paranoicos, que afectan a la forma en que las personas manejan las emociones y se relacionan con otros. El comienzo de los síntomas ocurre generalmente al final de la adolescencia o en adultos jóvenes.

Para los síntomas relacionados con las alucinaciones sí existen medicamentos: los antipsicóticos. “Sin embargo –añade–, se ha demostrado que uno de los síntomas más incapacitantes de esta enfermedad son los problemas cognitivos, que preceden al inicio de la enfermedad y continúan después de que aparezcan los síntomas psicóticos”.

Entre estos déficits cognitivos se encuentran las dificultades para concentrarse y llevar a cabo tareas complejas, que hacen que los pacientes tengan grandes trabas para continuar con sus estudios, trabajar y ser totalmente independientes en su vida. “Estos efectos tienen un impacto social muy elevado y no existe en la actualidad ningún tratamiento para ellos”, destaca Tarragó.

Lab_Iproteos-047_bj

El compuesto desarrollado por la firma pertenece a una nueva familia de moléculas pequeñas derivadas de péptidos con propiedades mejoradas. En la imagen, investigadores de la compañía. / Iproteos

Una nueva familia de compuestos basada en péptidos

El compuesto IPR-19 de Iproteos pertenece a una nueva familia de pequeñas moléculas llamadas peptidomiméticos. El compuesto es capaz de atravesar la barrera hematoencefálica –un muro protector del cerebro, infranqueable para muchos de los fármacos que existen en el mercado–. La experta indica que “se dirige específicamente a tratar los déficits en el aprendizaje ocasionados por la esquizofrenia y mejora la cognición”.

El fármaco, que penetra en el cerebro para tratar los déficits en el aprendizaje, se probará en humanos en 2018

La eficacia del fármaco se ha probado en modelos animales de la enfermedad. Mediante una batería de ensayos, en los que se pone a prueba la memoria de trabajo y la memoria espacial, han demostrado que la administración de IPR-19 es capaz de revertir el déficit en cognición en ratones hasta alcanzar los niveles basales, según un estudio publicado en la revista  European Neuropsychopharmacology en diciembre de 2016.

El nuevo fármaco está ahora en fase preclínica de regulación. En esta etapa se realizan estudios de toxicidad en animales para saber si existe algún efecto en el corazón, el hígado o algún otro órgano.

“Esta fase –comenta Tarragó– sirve para mostrar la seguridad del producto y para que la Agencia Europea del Medicamento nos autorice a realizar las primeras pruebas en humanos en fase 1, que se realiza con un grupo reducido de voluntarios sanos y que iniciaremos en 2018”. En este periodo se estudian los efectos adversos, se mide la farmacocinética y se evalúan las dosis. “Después pasaremos a la fase 2A, donde se realizan las pruebas de eficacia con enfermos de esquizofrenia, prevista para 2019. Para abordarla tendremos que recurrir a nueva ronda de financiación”, indica.

Multinacionales interesadas

Tras estas pruebas, la idea es licenciar el compuesto a una gran farmacéutica. Según explica Tarragó, “después de demostrar la eficacia en pacientes, el fármaco ya resulta interesante para las multinacionales, que son las que tienen la capacidad de realizar los estudios clínicos a gran escala, con un número de pacientes mucho mayor y hacer todo el proceso de marketing y comercialización”.

"La idea es licenciar nuestro fármaco a una gran farmacéutica para que realice los estudios clínicos a gran escala y la comercialización”

Ya hay varias grandes compañías del sector interesadas en el nuevo fármaco de Iproteos. El compuesto IPR-19 es el que está más avanzado, pero esta firma, que cuenta con una plantilla de tan solo diez personas, está también desarrollando proyectos en ámbitos como la epilepsia y la ateroesclerosis.

Además, en colaboración con el Instituto de Investigación Vall d'Hebron, la compañía está trabajando en el desarrollo de compuestos basados en péptidos para un tipo de cáncer pediátrico denominado rabdomiosarcoma, el sarcoma de partes blandas más común en niños. “Ya hay varias moléculas que están siendo evaluadas in vitro con resultados prometedores”, dice la directiva.

Tarragó tiene grandes ambiciones para su pequeña empresa científica. “Queremos convertirnos en un referente mundial en el campo de diseño de fármacos capaces de actuar allí donde los métodos tradicionales no consiguen llegar”, concluye.

Computación para llegar a la diana de la enfermedad

En su camino hacia el mercado mundial, la empresa de Tarragó cuenta con una herramienta fundamental: una plataforma propia, llamada IPROTech, con la que han desarrollado todos los compuestos de Iproteos.

“Pretendemos ampliar la internacionalización de IPROTech mediante acuerdos estratégicos con grandes farmacéuticas, a la vez que seguimos avanzando en nuestra cartera de compuestos”, dice la bióloga molecular.

Su plataforma combina herramientas informáticas y biotecnológicas para acelerar el diseño de fármacos basados en péptidos con herramientas de química computacional muy avanzadas. “IPROTech nos ha permitido encontrar un nuevo tipo de moléculas, los peptidomiméticos, que tienen permeabilidad a través de la membrana celular. Por eso podemos abordar muchas enfermedades distintas. La tecnología hace posible que el fármaco alcance el lugar de acción y sea altamente eficaz”.

Zona geográfica: España
Fuente: SINC

Ana Hernando

Ana Hernando

Periodista especializada en ciencia, tecnología y economía. Redactora de la sección de innovación de SINC.

Comentarios

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER