CIENCIAS SOCIALES: Ciencia Política

Un nuevo estudio cuestiona la tecnología de la liberación

Internet no llega a los marginados políticos

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

En muchos países, los grupos políticamente excluidos sufren discriminación en el acceso a la red porque gobiernos y minorías étnicas controlan las telecomunicaciones, según un estudio en el que participa la Universidad de Santiago de Compostela. Un análisis espacial ha servido para estimar la penetración de internet en tiempo real, incluso en zonas de guerra o con regímenes autocráticos.

Más información sobre:
internet
acceso
discriminación
países en vías de desarrollo

SINC | | 08 septiembre 2016 20:00

<p>Mapa europeo con localizaciones de usuarios  de Twitter y Flickr. / <a href="https://www.flickr.com/photos/walkingsf/5912946760/in/photolist-7ti516-a1vp4W-gimapA-8vZJ4c-4Ka9Yk-8oTdWZ-ayDr8X-3McFgH-6Rk3fa-4T2q3o-8vnHWo-5Vg52F-7FutAY-6aKyLM-47YHfN-cAT173-5JUo43-5pnLzN-aDHpGW-CZB8U-6XoNHZ-7tygge-7vSVGC-ThyC7-6QWjSW-a1swhv-5oC1rK-5XW7XZ-8Pbmay-6sTYbm-6sTY1J-7nseJY-bKUVDn-f9G133-8tZSDy-5dwffj-avx5pY-7zaGrL-PkfNF-9EfSjJ-6f1yWc-e1GtBw-5Bi2KA-5BpnGU-7o6KMw-7heFbz-9aHWfJ-8vjFZM-5Weiy6-4cWd7z" target="_blank">Eric Fischer</a></p>

Mapa europeo con localizaciones de usuarios  de Twitter y Flickr. / Eric Fischer

La expansión de internet mejora la calidad democrática, pero no todos la disfrutan. Un estudio publicado esta semana en la revista Science revela que los grupos políticamente marginados sufren también discriminación en el acceso a internet en los países en vías de desarrollo.

Empleando estimaciones de alta precisión sobre penetración de internet, los autores han demostrado que los grupos políticamente marginados presentan significativamente menores tasas de uso en comparación con aquellos en el poder, “un efecto que no puede ser explicado únicamente por factores económicos o geográficos”, advierten.

Los autores han usado un sistema de análisis espacial para estimar la penetración de internet casi en tiempo real

En en el estudio ha participado Suso Benítez-Baleato, del equipo de investigación de Análisis Político de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), durante una estancia en la universidad alemana de Constanza bajo la dirección de Nils B. Weidmann, principal firmante del artículo.

En colaboración con ingenieros del Instituto Federal de Tecnología de Suíza (ETH Zurich), Benítez-Baleato desarrolló un nuevo método basado en el análisis del tráfico global de internet que, mediante un sistema de análisis espacial, permite estimar la penetración “prácticamente en tiempo real, incluso en zonas de guerra o bajo el control de regímenes autocráticos”.

La herramienta funciona como si fuese un telescopio de gran precisión instalado en un satélite. “Esto permite observar la conectividad de cualquier área del planeta aumentando la imagen tanto como sea necesario para calcular la penetración por países, provincias o municipios, y observar su evolución por años, meses o semanas”, agrega.

Los beneficios de las tecnologías digitales en entredicho

El trabajo pone en duda los supuestos beneficios de las tecnologías digitales. La hipótesis de la ‘tecnología de la liberación’ defiende que internet fomenta la transparencia y la rendición de cuentas de los gobiernos no democráticos en todo el mundo y puede ayudar a los movimientos de oposición a organizarse para la acción colectiva de los grupos marginados.

Sin embargo –según el estudio– esta afirmación se basa “en el supuesto de que estos grupos tienen suficiente acceso a internet”. Ese ha sido el objetivo del trabajo: probar si los grupos políticamente más desfavorecidos son sistemáticamente privados del acceso a las nuevas tecnologías por sus gobiernos.

Con ese propósito, el equipo ha comparado los efectos de distintos factores sobre la penetración de internet, además del nivel económico y el grado de inclusión de los grupos en las instituciones políticas. Para el cálculo de estos indicadores, han empleado una gran variedad de datos, incluida la emisión de luz nocturna registrada por los satélites de la NASA.

“Nuestros resultados ponen de manifiesto la existencia de impedimentos a la llamada tecnología de la liberación”, dice Benítez-Baleato, que pone el acento en el papel que juegan los gobiernos. Tal como señala el artículo, en la mayoría de los países en desarrollo los gobiernos son el principal, si no el único, proveedor de los servicios de telecomunicaciones.

Al tiempo, en muchos de estos países uno o más grupos étnicos mantienen el poder político a expensas de marginar a los otros, lo que permite que la tecnología de internet se implemente en beneficio de unos y detrimento de otros. "Los gobiernos juegan un papel fundamental en la distribución de la red, lo que puede, intencionadamente o no, sabotear sus efectos liberadores”, indica.

“El desarrollo científico y técnico está condicionado por criterios políticos y religiosos, y la informática no es una excepción”, dice el investigador gallego

Implicaciones para políticas de desarrollo

Además de las innovaciones científicas sobre estadísticas de internet, el trabajo destaca por las profundas implicaciones de sus resultados. “Aunque la red continúa teniendo claramente el potencial de promover la movilización para el cambio político, los gobiernos pueden impedir este efecto”, agrega Benítez-Baleato, “lo que debería llevar a los estudiosos de los efectos de la comunicación tecnológica a reconsiderar las circunstancias en las que internet puede realmente contribuir al cambio político”.

Según Benítez-Baleato, “el desarrollo científico-técnico ha estado históricamente condicionado por criterios políticos y religiosos, y no existen razones que conviertan la informática en una excepción”.

Por otra parte, apunta, en las políticas de desarrollo que buscan promover la paz y la democratización a través de internet es necesario tener en cuenta la desigual prestación de servicios digitales en los países, así como la capacidad de los gobiernos para condicionar el acceso a la red. “Solo aliviando la desigualdad digital, los canales modernos de comunicación facultarán a las personas y sociedades para el fomento del desarrollo político y económico”, concluye.

Referencia bibliográfica:

Nils B. Weidmann, Suso Benitez-Baleato, Philipp Hunziker, Eduard Glatz, Xenofontas Dimitropoulos. "Digital discrimination: Political bias in Internet service provision across ethnic groups". Science (8 septiembre, 2016)

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Zona geográfica: Internacional
Fuente: Universidad de Santiago de Compostela

Comentarios

  • Joaquin Felix Rodriguez Bassecourt |12. septiembre 2016 08:31:58

    En la Unión Soviética en la época Stalin se evito la venta y comercialización de receptores de radio de onda corta.

    Mientras que Hitler se lamentaba de no haber tenido la precaución de impedir que en Alemania se vendieran receptores de radio con la onda corta incorporada, pues los ciudadanos del Tercer Reich escuchaban las emisiones de la BBC, así como de las diferentes emisoras de los países en guerra con Alemania, o de aquellos países neutrales a los que ellos no podían presionar de forma eficaz. Tan solo bastaría añadir que Rene Genón en su obra: La Crisis del Mundo Moderna. Expresando el hondo sentir de un integrista católico, mas tarde convertido al Islam y muerto como musulmán ortodoxo, decía que las civilizaciones de Oriente conocían la imprenta, pero tuvieron la sabia precaución como sociedades tradicionales que eran, de impedir que ideas que no podían digerir las masas alienadas en el materialismo diario de la lucha por la supervivencia, fueran pervertidas por los elementos antitradicionales de dichas sociedades.

    Por lo tanto lo ocurrido respecto a las redes es semejante a lo que pasaba respecto a la onda corta o la imprenta en su día, que el medio cultural de distribución dificulta el control de la información por parte de quienes mandan, pero no lo impide, sobre todo si tenemos en cuenta que para comunicarse hace falta una costosa infraestructura tecnológica.

    Lo que significa que pese a la potencia informativa difusora de Internet y de las redes de telefonía móvil, la fragilidad de la libertad de información comparada con la disponible en otras épocas es mucho mayor en la actualidad.

    Bastaría con una desestabilización social de cierto calado en los Estados Unidos y Europa Occidental, para que esa inconmovible libertad de información que da Internet se esfumase de la noche a la mañana. Estamos viviendo un espejismo que tiende a ocultar la fragilidad de Internet como garantía de la libertad de expresión.

    Sin llegar tan lejos como llegaría un régimen fascista o estalinista (China), o un régimen bonapartista con elementos de fascismo islámico como la actual Turquía de Erdogan. Bastaría con aplicar ciertas tecnologías que hoy ya existen para suprimir la libertad que realmente gozamos en Internet, sin que nos diéramos cuenta que había desaparecido.

    Si los poderes fácticos de la actual sociedad decidieran llevar a cabo un cambio de tendencias y orientación, no tendrían ninguna necesidad de recurrir a las ridículas cosas que se dicen en los foros de los que creen en conspiraciones.

    Les bastaría con utilizar una combinación de las tecnologías existentes, realizar una rigurosa selección de las diferentes opiniones y perspectivas que circulan por la red, de forma que las muy independientes y libres personas que ignoran el verdadero origen de sus mas profundas convicciones, así como lo que estas significan terminarían creyendo que sus verdades de Perogrullo son el fundamento de algo jamás visto.

    Conócete a ti mismo, pero este conocimiento no te lo darán los maestros espirituales de la nueva era de Acuario, los que creen en las mentiras de las religiones tradicionales o nuevas, como tampoco te lo darán los que aspiran a una regeneración de la sociedad política, económica, cultural, ética, supraespecifica y medioambiental, sin querer hacer un balance científico real de la humanidad como especie sociocultural, que para ser un balance de verdad, tiene que ser completo y sin fisuras, ni trucos para eliminar todo aquello que no encaje en las recetas del gran Perogrullo.

    Responder a este comentario

  • JUAN CARLOS RODERO |12. septiembre 2016 08:32:22

    Que tontería. E España, en una capital de provincia teóricamente culta como es Salamanca, en mi barrio me dan 1 mb de ancho de banda.....¡Menos que mi móvil!....¡Y no soy refugiado, soy sufridor de multinacionales!

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER