CIENCIAS SOCIALES: Pedagogía

Así funciona el programa que se aplicará en los colegios madrileños

La herramienta Mybullying detecta el acoso escolar en solo diez minutos

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

A mediados de este mes empezará a aplicarse en 700 colegios de la Comunidad de Madrid el programa Mybullying, una herramienta online desarrollada por la Universidad Complutense de Madrid que detecta el acoso escolar en solo diez minutos. El programa, que se ha probado en miles de estudiantes desde 2005, genera un mapa social de la clase y propone medidas para evitar el aislamiento de los estudiantes más vulnerables.

Más información sobre:
acoso escolar
bullying
estudiantes
programa
aislamiento
Madrid
clase

UCM | | 10 febrero 2016 09:46

<p>Mybullying genera un mapa social de la clase donde se representan los casos de acoso escolar o aquellos que podrían llegar a serlo. / UCM.</p>

Mybullying genera un mapa social de la clase donde se representan los casos de acoso escolar o aquellos que podrían llegar a serlo. / UCM.

El acoso escolar no implica solo agresiones físicas y verbales. También hacer el vacío o rechazar a un compañero de clase. Para prevenir este tipo de conductas, investigadores de la facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) han desarrollado el programa Mybullying, un cuestionario online de aplicación colectiva con el que se genera un mapa de la red social del aula y se indican pautas de intervención. 

La herramienta empezará a aplicarse a mediados de este mes en 700 centros educativos de la Comunidad de Madrid, con el objetivo de poder ampliarlo a los aproximadamente 2.000 centros de toda la Comunidad durante el próximo curso. 

“La aplicación de la prueba es sencilla y la pueden realizar los tutores mediante una evaluación colectiva por grupos de clase en el aula de informática”, explica Javier Martín Babarro, profesor de Psicología Evolutiva y de la Educación de la UCM y autor principal del programa. 

“La aplicación de la prueba es sencilla y la pueden realizar los tutores mediante una evaluación colectiva por grupos en el aula de informática”, señala el experto

En unos diez minutos, los alumnos responden a preguntas como: “¿Quiénes son tus amigos dentro de clase”, “¿Con quién te juntas habitualmente?”, “¿Con quién no sueles relacionarte?”, “A algún compañero o compañera, ¿le pegan o maltratan físicamente?”, “¿Le aíslan, rechazan y/o hablan mal de él o ella?” o “¿Te lo hacen a ti?” 

Con estas respuestas, la herramienta genera un mapa social de clase en el que se representan los posibles casos de acoso escolar. Cada alumno se representa con un icono y se agrupa en función de las respuestas dadas en los cuestionarios, de manera que se presentan los subgrupos formados en el aula, y los alumnos aislados y rechazados. Estos estudiantes que se encuentran separados son los susceptibles de sufrir acoso escolar. 

“Tratamos de que los centros puedan intervenir a partir de este mapa, tanto en los casos de detección temprana como en los ya establecidos”, afirma Martín. “La herramienta genera un informe en el que se indica al departamento de orientación del centro escolar cómo realizar un procedimiento de ayuda entre iguales”, añade. 

Apoyo entre compañeros 

Esta ayuda entre iguales implica que colaboren los estudiantes prosociales y con alto estatus en el grupo. También se pide la colaboración de amigos o compañeros del alumno excluido con los que tenga cierta afinidad. “El objetivo principal es que se sienta respaldado y con apoyo dentro del grupo, creando una red social que se mantenga en el tiempo”, destaca el investigador. 

Para conseguir la colaboración de estos estudiantes elegidos, el tutor y el orientador del centro hablarán con ellos, recalcándoles que un compañero lo está pasando mal y que recurren a ellos porque son alumnos fuertes, respetados y que caen muy bien en clase. 

“Vuestra ayuda en este problema es muy importante”; “procurad no dejarlo solo”, “prestadle un poco de atención”; “si alguien se mete con él, le pedís que no lo haga con educación y firmeza”, son algunas de las frases propuestas por el protocolo para animar a los alumnos a que cooperen. 

También la colocación de la clase sirve para prevenir el acoso. Por eso, Mybullying propone situar al estudiante vulnerable entre los compañeros elegidos, sin separar a estos de sus amigos, para que todos estén a gusto. 

Mybullying propone situar al estudiante vulnerable entre los compañeros elegidos, sin separar a estos de sus amigos 

“A los alumnos a los que les solicitamos su colaboración se les puede compensar con una mayor atención y una buena predisposición ante sus demandas e intereses”, propone Martín. En algunos centros donde se ha probado la herramienta, la dirección envía una carta a los padres de estos estudiantes informando de su colaboración y mostrando su agradecimiento. 

Probada en miles de estudiantes 

La herramienta se puede utilizar desde 3º de educación primaria hasta bachillerato, y se basa en modelos de evaluación similares a otros programas antibullying como el KIVA, desarrollado en Finlandia en más de 1.000 centros educativos. 

Está previsto que se empiece a aplicar a mediados de este mes en 700 centros educativos de la Comunidad de Madrid. Previamente, entre 2005 y 2010, el programa se puso en marcha en 200 centros elegidos por la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León. Desde 2010 a 2015, también por indicación de la Junta, se aplicó a 40.000 estudiantes de primaria y secundaria, y desde septiembre de 2015, a otros 10.000. 

“El balance ha sido bastante positivo, porque nos ha permitido acceder a los centros educativos para medir y observar bastante casos y poder plantear un diseño de intervención”, señala el experto. La principal evolución del programa ha sido la mejora del software y la reducción del número de preguntas que tenían que responder los estudiantes.  

Referencias bibliográficas: 

Martín Babarro J. (2014). Assessment and detection of peer-bullying trough analysis of group context. Psicothema, 26(3), 357-363

Martín Babarro J., Martínez Arias R. y Díaz-Aguado M.J. (2008). Iesocio un programa para la prevención del acoso escolar. Psicología Educativa, 14(2), 129-146.

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Zona geográfica: Comunidad de Madrid
Fuente: Universidad Complutense de Madrid

Comentarios

  • ana |10. febrero 2016 21:15:15

    No soy periodista, soy trabajadora social y muy implicada con el ámbito de menores y familia. Me gustaría recibir información sobre este tema para poder aplicarlo desde mi campo profesional. Echaré un vistazo a la aplicación. Muchas gracias por compartir esta práctica. Saludos

    Responder a este comentario

  • Cristina Aguirre |14. febrero 2016 18:51:40

    Enhorabuena Javier. Tuve la oportunidad de utilizar tu programa cuando cursé el Máster de Díaz-Aguado y es una magnífica herramienta para comenzar a trabajar.

    Responder a este comentario

  • Horatio Csi Miami |15. febrero 2016 10:09:35

    Indudablemente Internet no es el medio más adecuado para detectar el bulling....¿No sería más efectivo dejar de compartir PT,s en los centros de Primaria o enviar un orientador completo/segundo orientador a los Centros de Secundaria... Dejémonos de mandangas: las ciencias humanas se desarrollan en directo, no a través de una tablet.

    Responder a este comentario

  • Georgina Elizondo |17. febrero 2016 18:12:51

    Trabajó en centros escolares a su vez colaboró con terapia familiar me interesa recibir información sobre la aplicación del instrumento.
    Saludos

    Responder a este comentario

  • Ana Ruiz |17. febrero 2016 18:13:21

    Yo denuncié un acoso escolar ante la Delegación de Educación en Granada en 2012 y la repuesta fue enviar un inspector que se dedicó a entrevistarse con la Directora del Centro, la cual afirmaba que yo me había presentado allí con aires y exigiendo cosas, cosa que es falso, no va conmigo. No se evaluó el posible acoso, y sí se me envió una respuesta escrita en la que se afirmaba que no existía situación de acoso.
    En otra ocasión denuncié un maltrato a un menor este pasado año 2015, por parte de la madre, el informe psicosocial, no graban las entrevistas y acaban diciendo que lo mejor es custodia compartida...y encima la niña tiene que seguir con la madre...

    Responder a este comentario

  • Gloria |20. febrero 2016 11:28:18

    Bullying

    Responder a este comentario

  • José Luis |28. marzo 2016 10:04:14

    Me parece una frivolidad y algo engañoso decir que se puede detectar el acoso en diez minutos. Es una buena herramienta para trabajar la convivencia en las clases.

    Responder a este comentario

  • MARIA PILAR |10. mayo 2016 10:33:22

    Necesito solucionar una cuestión en relación con mi registro. Me registré con un usuario que no era un correo, me proporcionaron la clave y mis alumnos de una clase han realizado el cuestionario, pero no puedo comunicarme con nadie para que me envíen los resultados y solicitar el test para otras clases. ¿podriais darme un telefono o mail para resolverlo?. Muchas gracias

    Responder a este comentario

  • Olga Beatriz C de Barrientos |07. julio 2016 12:59:32

    La herramienta propuesta me recuerda al viejo sociograma, tan utilizado hace varías décadas. Era muy efectivo para detectar las relaciones sociales: grupos, líderes, alumnos aislados y muchas veces eran exitosos para armar los grupos de trabajo. Creo que el problema actual se ha expandido de tal modo que las relaciones interpersonales son difíciles entre alumnos, alumnos y profesores, profesores entre sí y profesores con la gestión escolar. Mi primer trabajo sobre el tema, año 2008, lo hice usando una herramienta formulada por la UNESCO, encueste alumnos y docentes y entrevisté a directivos. Había acoso entre alumnos pero, la relación entre los profesionales era amigable y de consenso y cooperación para encarar soluciones institucionales para superar los conflictos. Cuando retomé el tema, dos años atrás empecé por hacer un estudio diacrónico a fin de establecer la evolución del tema acoso escolar. Mis unidades de estudio fueron las mismas. El resultado, dicho brevemente, fue muy preocupante: El acoso se había acentuado y, con los avances tecnológicos, había adquirido nuevas y peligrosas formas; los docentes no lograban ponerse de acuerdo en cómo actuar ni en qué acciones podrían ser eficaces. La nueva extensión de la obligatoriedad escolar; la legislación y la política educativa de inclusión y retención de matrícula generaron una interpretación y aplicación que no ha sido positiva. El docente no encuentra cómo actuar para encauzar sus actividades en un clima de violencia; los padres se mantienen al margen y los adolescente no encuentran sus límites. Crece la violencia en todas sus formas.
    La calidad de la educación se ha deteriorado y es difícil creer que pueda mejorar en el corto plazo porque, desde mi modesta opinión, convivencia y enseñanza aprendizaje van de la mano. Las pocas observaciones de clase que he logrado hacer me indican que, el docente se refugia en la metodología tradicional porque el clima de clase es de complejidad y tensión, con pequeños grupos que anhelan un cambio y un avance en su formación pero que no se atreve, ni intenta, sobreponerse a quienes actúan de modo díscolo y violento.

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER