CIENCIAS NATURALES: Ciencias de la Vida

Opinión

La aventura del ‘Homo sapiens’ empezó antes de salir de África

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

El hallazgo en Marruecos de unos fósiles de Homo sapiens de 300.000 años de antigüedad arroja luz sobre el origen aún poco conocido de nuestra especie. La localización de los restos, cuyo análisis se ha publicado en Nature la semana pasada, sugiere que el Homo sapiens pudo haber conocido otras especies humanas y dispersarse por toda África antes de salir del continente. Nuestras andanzas pudieron comenzar mucho antes de lo que se pensaba.

Más información sobre:
Homo sapiens
aventura
África
especie
humanos
origen

María Martinón-Torres | | 12 junio 2017 10:59

<p>Una mandíbula de <em>Homo sapiens</em> hallada en el yacimiento marroquí de Jebel Irhoud. / Jean-Jacques Hublin, MPI-EVA, Leipzig</p>

Una mandíbula de Homo sapiens hallada en el yacimiento marroquí de Jebel Irhoud. / Jean-Jacques Hublin, MPI-EVA, Leipzig

El origen de nuestra especie está en África. Esta es una de las teorías de mayor consenso en el campo de la evolución humana. Los estudios genéticos de las últimas décadas apuntan de forma uniforme al continente africano como origen de toda la diversidad humana actual. La evidencia “dura” la proporcionaban los restos fósiles hallados en yacimientos como los de Herto y Omo en Etiopía que con 180.000 años de antigüedad, mostraban ya algunos de los rasgos que consideramos exclusivos de nuestra propia especie.

“Sabíamos que veníamos de África, pero apenas teníamos idea de qué había sucedido allí”

Sin embargo, y a pesar de dedicar tanto esfuerzo a descifrar nuestros orígenes, Homo sapiens era irónicamente la especie sin pasado, la que aparecía de la nada, sin un antepasado claro en el continente africano. En otras palabras, sabíamos que veníamos de África, pero apenas teníamos idea de qué había sucedido allí.

Los hallazgos fósiles del yacimiento de Jebel Irhoud en Marruecos, y su nueva datación –en  torno a los 300.000 años– comienzan a cubrir un vacío importante. Estos huesos, de gran tamaño cerebral y una cara muy parecida a la nuestra, podrían representar a los ancestros directos de los humanos modernos.

Aunque carecen todavía de los rasgos que se consideran exclusivos de Homo sapiens –como la frente vertical, el cráneo alto y abombado o nuestro característico mentón–, son mucho más gráciles y parecidos a nosotros que la mayoría de los restos conocidos para este periodo. Por eso, bien pueden representar la raíz del linaje que culminó con nuestro propio origen.

El hallazgo no está exento de sorpresas. Además de cubrir un periodo mudo en la historia de nuestra propia especie, sorprende su localización geográfica. Hasta ahora, fósiles humanos de antigüedad similar solo se habían encontrado en el este y el sur de África, y el único que presentaba características similares a los de Jebel Irhoud era el cráneo de Florisbad, en el extremo opuesto del continente, en Sudáfrica, datado en 260.000 años y clasificado por algunos investigadores dentro de la especie Homo helmei.

“Homo sapiens’ se revela como una especie cosmopolita que conoció mundo antes de adentrarse en él”

El descubrimiento de Jebel Irhoud nos recuerda que África es grande, y que los paleoantropólogos hemos sido ingenuos creyendo que lo complicado de nuestra historia comenzaba cuando Homo sapiens abandonaba su cuna hace unos 100.000 años. Creíamos que solo al salir de África empezaban las aventuras para los humanos modernos, al enfrentarnos a un clima mucho más cambiante y árido, a paisajes quebrados de montañas y a otros grupos de humanos, como los neandertales y los denisovanos, con los que habríamos de tener descendencia.

Un crisol de poblaciones diversas

Gracias a este yacimiento marroquí comprendemos que toda África puede potencialmente tener algo que ver con nuestro origen. En sus raíces más profundas, Homo sapiens era ya un crisol de poblaciones diversas que habitaron y llegaron a dispersarse por diferentes regiones de la gran África, y no solo el producto de la evolución lineal en un único lugar.

Homo sapiens se revela como una especie cosmopolita que conoció mundo antes de adentrarse en él. Esto incluye la fascinante posibilidad de que nuestros ancestros hayan conocido, ya en África, otras especies humanas. La revelación de que Homo naledi, una especie descubierta en Sudáfrica, solo tiene 300.000 años a pesar de su aspecto casi 'australopitecino', plantea el apasionante escenario de que quizá nuestros antepasados se cruzaron, en todos sus sentidos, con otra especie que hoy ya no existe.

En la novela En busca del tiempo perdido de Marcel Proust, su protagonista recupera la memoria enterrada de su infancia al probar una magdalena mojada en leche. Esa experiencia sensorial le devuelve los recuerdos que no sabía que tenía y a partir de ahí pasa a recorrer su pasado y explorar su visión del mundo. Con los fósiles de Jebel Irhoud destapamos el pasado desconocido de nuestra especie, la infancia del linaje Homo sapiens. Como la magdalena de Proust, esto fósiles nos han devuelto la memoria. 

María Martinón-Torres es paleoantropóloga en el University College London (Reino Unido ) y forma parte del equipo investigador de Atapuerca.

Zona geográfica: España
Fuente: SINC

Comentarios

  • Gloria Cuenca-Bescos |13. junio 2017 10:05:13

    Maria, un análisis excelente, gracias - ¡ también mis alumnos de paleo lo agradecerán!

    Responder a este comentario

  • hector |14. junio 2017 14:32:20

    El análisis excelente, pero creo que la pluma; es decir, la forma en cómo se escribió, es soberbio. Felicidades

    Responder a este comentario

  • omero rossi |23. junio 2017 07:41:34

    Ora siamo certi che uomini come noi erano in Africa 300 mila anni fà, che erano simili anche ad Atapuerca, in Europa,Asia,Filippine Oceania..Sappiamo anche che in Spagna sono presenti uomini oltre 1,3 yr. Anche in Asia,Cina, Jiava l'uomo incise conchiglie,500.000 anni fà,era presente in atolli corallini sopravviveva modificando conchiglie in strumenti oltre 1,5yr,Dalla Cina scrivono da 10 anni che li l'uomo era presente da 3 milioni di anni.... Tutte queste prove che possiamo vedere e toccare mostrano le vere origini dell'Umanità.Cordialmente Omero

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER