MULTIMEDIA

El chocolate, la delicia azteca que conquistó Europa

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba
SINC 07 julio 2015 14:16
Más información sobre:
Hispanoamérica
Mexico
mayas
aztecas
chocolate
Europa
Ampliar SINC

El 7 de julio de 1550 es la fecha que oficialmente marca la llegada del chocolate al viejo continente. Una delicia de la que los europeos disfrutaron con muchos siglos de retraso respecto a las civilizaciones americanas.

Según los cálculos de los arqueólogos, el cacao se empezó a consumir en Mexico y Sudamérica hasta trece siglos antes del nacimiento de Cristo. Desde entonces, pueblos como el maya cultivaban la planta en sus jardines y utilizaban las semillas para enriquecer las bebidas de sus rituales.

Otros grandes consumidores eran los aztecas, que optaban por sazonar el líquido xocoatl (literalmente, agua amarga) con vainilla y chile. La vaina de la planta era tan valiosa que se utilizaba como moneda de intercambio.  

A su llegada a tierras mexicanas, Hernán Cortés también fue conquistado por el chocolate. “Es una bebida divina que refuerza la resistencia y combate la fatiga. Una sola copa de este adorado líquido permite a un hombre caminar sin comer durante un día entero”, escribía tras haberlo probado.

Todavía persiste la polémica sobre si fue el propio Cortés o los dominicos quienes trajeron a España las semillas del cacao y los secretos de la elaboración de la bebida. Pero sobre lo que hay acuerdo es al señalar la sensación y el revuelo que levantó entre el clero y la nobleza de la época.

A partir de entonces, los monjes transportaban las semillas en sus viajes a los monasterios y varios nobles se aseguraban de llevar todo el instrumental necesario para preparar la bebida cuando visitaban las cortes extranjeras.

De esta forma, el chocolate se fue extendiendo a Italia, los Países Bajos, Francia, Inglaterra… generando una pasión que, tabletas y bombones mediante, se ha mantenido hasta la actualidad.       

Licencia : Creative Commons
Categoría SINC:
Humanidades

DESCARGAS

Si quieres descargar este contenido pulsa el botón.

ENCUENTRA LA ILUSTRACIÓN QUE BUSCAS