CIENCIAS SOCIALES: Antropología

Estudio evolutivo sobre el placer sexual

¿Cuál es el origen del orgasmo femenino?

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

El orgasmo de las mujeres pudo tener un papel fundamental para la vida humana: iniciar la ovulación. Según plantea un nuevo estudio de la Universidad de Yale, el placer femenino es un vestigio evolutivo, y en el pasado tuvo una función reproductiva que desapareció con la ovulación espontánea. Al mismo tiempo, el clítoris pasó de estar dentro del canal vaginal a su situación actual.

Más información sobre:
orgasmo
evolución
origen
mujeres
anatomía

SINC | | 01 agosto 2016 14:45

<p>El orgasmo femenino puede ser un vestigio de la función que tenía en nuestras antepasadas como desencadenante de la ovulación. Imagen: Fotolia</p>

El orgasmo femenino puede ser un vestigio de la función que tenía en nuestras antepasadas como desencadenante de la ovulación. Imagen: Fotolia

El orgasmo de las mujeres es uno de los grandes misterios de la fisiología femenina. Intentar descubrir su función biológica actual o ancestral ha dado más de un quebradero de cabeza a biólogos y antropólogos.

Hoy el orgasmo femenino no tiene función reproductiva, sin embargo, en el pasado pudo servir para provocar la ovulación

Un nuevo estudio llevado a cabo por científicos de la Universidad de Yale y el Hospital Infantil de Cincinnati, que se publica en el Journal of Molecular and Developmental Evolution, ha indagado en su origen evolutivo para llegar a comprender algo más del placer sexual femenino.

¿Pero por qué la atención solo se centra en el orgasmo de ellas? “Mientras que el orgasmo masculino tiene una misión clara en la reproducción, que es la transferencia de esperma, no existe tal función en las mujeres. Las mujeres pueden quedar embarazadas sin tener un orgasmo”, aclara a Sinc Mihaela Pavlicev, del Hospital Infantil de Cincinnati y coautora del estudio.

“Entonces, ¿para qué sirve?”, se pregunta el otro autor del estudio, Gunter Wagner, de la Universidad de Yale. “Es una pregunta que ya se hacía Aristóteles. Y hay una pieza clave en este puzle: algunas mujeres no llegan al orgasmo en sus relaciones sexuales. Si tuviera una función biológica clara, el mecanismo debería ser más efectivo”, insiste Wagner.

El orgasmo como vestigio

La respuesta a la que han llegado estos investigadores es que el orgasmo de las mujeres es un vestigio evolutivo que no tiene utilidad práctica para la reproducción, aunque una vez la tuvo: desencadenaba la ovulación. Y “ahora posee nuevas funciones, como sus beneficios psicológicos”, explica Wagner.

El ciclo de ovulación de las humanas es independiente de su actividad sexual, sin embargo, en otras especies de mamíferas viene inducido a través de la cópula. Por esta razón, los investigadores han establecido la hipótesis de que antiguamente las hembras humanas también ovulaban después del clímax sexual, y la evolución modificó este proceso hacia una ovulación espontánea.

Esto significaría que el orgasmo femenino es un resto de aquella función que tenía en nuestras antepasadas y que actualmente se ha perdido, ya que hoy en día no parece existir ninguna asociación entre el placer sexual de las mujeres y la reproducción.

Sin embargo, una característica permanecería invariable desde entonces: la descarga neuroendocrina de prolactina y oxitocina, hormonas que segregan las mujeres en el clímax, juegan un papel esencial en la ovulación de las mamíferas.

El clítoris cambió de lugar al mismo tiempo que el cuerpo de las hembras evolucionaba a una ovulación espontánea

“Observamos que el aumento hormonal que acompaña al orgasmo femenino humano también está presente en otras especies y es especialmente importante en aquellas que no ovulan espontáneamente, sino solo después de la cópula, como el conejo, el gato o el hurón”, indica a Sinc Pavlicev. “En otras palabras, las hormonas de nuestros orgasmos inducen la ovulación en estas especies”, añade.

La migración del clítoris

Otro de los hallazgos más interesantes del estudio es que ha permitido saber que el clítoris no siempre ha estado en su posición actual.

Gracias a un análisis comparativo de genitales femeninos, los autores se percataron de que “cambiaron de lugar al mismo tiempo que el cuerpo de las hembras pasaba de una ovulación inducida por el macho a una ovulación espontánea. El clítoris pasó de estar en el interior del canal vaginal de las hembras a estar donde actualmente está, pues ya no hacía falta alcanzar un orgasmo para ovular”, explica la investigadora. Según creen los investigadores, esto pudo deberse a que había perdido su función hasta ese momento.

El porqué de este cambio y de la evolución a la ovulación espontánea continúa siendo un misterio.

La migración del clítoris lejos de la vagina hizo que fuera menos probable alcanzar el orgasmo con la penetración. ¿Por qué ese cambio, que aparentemente perjudica la predisposición de las mujeres hacia el sexo? “Nosotros no podemos saber las razones por las que la evolución siguió ese camino”, responde la investigadora. “Podemos especular que en los comienzos de la ovulación espontánea el orgasmo y las hormonas que se liberan en él recordaran al organismo la ovulación inducida, lo que podría interferir en los ciclos regulatorios e interrumpir embarazos en caso de haberlos. Pero esto son cuestiones que requieren más investigación”, concluye Pavlicev.

Zona geográfica: Norteamérica
Fuente: SINC

Comentarios

  • Carlos Robles Russo |02. agosto 2016 09:42:47

    Otra cosa también a aclarar es que si vemos una especie de ovulación inducidas, como es el caso del león, sería incongruente pensar que pudiese tener el mecanismo de ovulación espontánea, ya que el estilo de vida del león se basa en que un macho tiene que reproducirse con todo un aren de hembras dependiendo de la capacidad en el que está dotado para conseguir mantener a otros machos al margen, lo cual las hembra si tuvieran una ovulación periódica, el macho no podría reproducirse con todas por el simple echo de que tendria que esperar a que ovule las hembras restante y eso dificulta las posibilidades de que tenga un linaje de crías, eso nos hace pensar que el orgasmo es el mecanismo primordial ante la producción de óvulos en especies con periodos de reproducción indefinidas e impredecibles, pero en el caso de el hombre se puede producir este proceso porque no hay un macho que copule con todas las hembras, hay varios machos que se emparejan con una única hembra en una misma tribud, lo cual si las hembras tienen una ovulación periódica, todas las hembras podran estar embarazadas al mismo tiempo. Lo cual la del orgasmo a nivel biológico en el hombre solo tiene una función de moneda de cambio social y como mecanismo que promueve la afiliación entre individuos.

    Responder a este comentario

  • Carlos Robles Russo |02. agosto 2016 09:43:07

    Sería posible tener en cuenta la ovulación espontánea como un mecanismo fisiológicos con la función de sincronizar los partos de las hembras como resultado de una forma de compensar nuestra baja producción de descendencia, porque si nos fijamos bien, los animales con ovulación inducidas comparten un rasgo en común, y es que producen extensas camadas de varias crías, lo cual no haría falta que todos los partos se coordinen para mantener estable el número de crías y así facilitar la supervivencia de la mayor parte de las crías.

    Responder a este comentario

  • Manuel |05. agosto 2016 08:41:31

    ¡Que nivel Maribel!
    Me pregunto si hace falta ser algo escaso o es suficiente con ser de Yale para comulgar de las memeces de los neodarwinistas?

    Responder a este comentario

  • Ojos Negros, piel canela |09. agosto 2016 15:12:08

    Ahora el clítoris está mas "a mano",

    lo cual no solo hace el orgasmo independiente de la ovulación, sino

    ..del macho

    ;)

    Responder a este comentario

  • Joaquin Felix Rodriguez Bassecourt |09. agosto 2016 15:13:14

    Es la demostración científica de que la humanidad es una especie sociocultural, siendo la desligación entre el orgasmo femenino y la reproducción al determinarse el desarrollo evolutivo de la ovulación espontánea lo que constituye el nacimiento de la humanidad como especie sociocultural.

    La represión sociocultural del orgasmo femenino bajo sus diferentes formas demuestra el proceso de contrarrevolución sociocultural inducido por el desarrollo sociocultural del particularismo social de la propiedad privada, que determina el nacimiento de las sociedades clasistas preburguesas.

    Remarco lo de sociedades clasistas preburguesas señalando la libertad de que gozaban las espartanas en una sociedad aristocrática contraria al desarrollo preburgués, así como el proceso de desarrollo de la represión de la sexualidad femenina, cuando las sociedades aristocráticas gentilicias fueron sustituidas por sociedades aristocráticas preburguesas. En tanto que la ablación en África guarda relación con el desarrollo combinado de formas preburguesas y tribales gentilicias, en donde la mujer es privada del orgasmo al tener la sociedad el objetivo estratégico de privatizar la sexualidad femenina en un solo hombre, eliminado para la mujer cualquier compensación sensitiva en el acto sexual.

    Responder a este comentario

  • RODRIGO ALVARGONZÁLEZ PICÓN |17. agosto 2016 12:04:08

    Podría ser que se diese, en los albores de la especie, un comportamiento social de resolución de problemas similar al que desarrollan los bonobos, a través de la satisfacción mutua sexual. Así, al basarse más en el roce y no distinguir entrecsexos, el clítoris mudase hacia el exterior y facilitar el goce sexual de la hembra, tanto en sus relaciones con otras hembras como con machos,npuesto que los bonobos se relacionan uno frente al otro en casi todos los casos. La promiscuidad social llevaría a evolucionar de manera que el orgasmo no tuviese un fin reproductivo sino placentero y regulador de las relaciones sociales.

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER