Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El nuevo instrumento SEPIA buscará agua en el universo

ESO/Sascha Krause
4 noviembre 2015 12:27 CEST
Imagen del nuevo instrumento SEPIA

Imagen del nuevo instrumento SEPIA / ESO/ Sascha Krause

Instalado a 5.000 metros sobre el nivel del mar, el instrumento Swedish–ESO PI receiver for APEX (SEPIA) ya ha comenzado a operar. Su objetivo es detectar las débiles señales del agua y de otras moléculas dentro de la Vía Láctea, en otras galaxias cercanas y en el universo temprano.

El nuevo instrumento está acoplado desde principio de este año al telescopio de 12 metros APEX (Atacama Pathfinder Experiment, en la Cordillera de los Andes chilenos), una colaboración entre el Instituto Max Planck de Radioastronomía, el Observatorio Espacial de Onsala y el Observatorio Europeo Austral (ESO).

SEPIA es sensible a la luz con longitudes de onda de entre 1,4 y 1,9 milímetros. Las excepcionales condiciones de observación que ofrece la meseta de Chajnantor, un lugar extremadamente seco en el norte de Chile, implican que, aunque el vapor de agua de la atmósfera bloquee la luz en la mayoría de los lugares en la tierra, es capaz de detectar esas débiles señales procedentes del espacio.

Se espera que el estudio del agua en el universo (en nubes moleculares, en regiones de formación estelar e incluso en cometas del sistema solar) proporcione pistas esenciales para comprender el papel del agua en la Vía Láctea y en la historia de la Tierra, además de detectar monóxido de carbono y carbono ionizado en galaxias del universo temprano.

Artículos relacionados