Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La mirada hacia la libertad de un orangután de Sumatra

Hotli Simanjuntak/EFE
25 octubre 2015 8:00 CEST

Uno de los ejemplares de orangután de Sumatra liberados esta semana. / Hotli Simanjuntak

Son los últimos momentos en cautividad de este orangután de Sumatra (Pongo abelii). El animal observa a través de la ventana de su jaula su puesta en libertad. Junto a otros ejemplares, el Programa de conservación de Orangutanes en Sumatra ha logrado esta semana que este simio vuelva a saborear y disfrutar de los bosques del parque de Jantho en Aceh (Indonesia). El orangután, protagonista de la semana en #cienciaalobestia, lo hará ya para siempre.

El primate, endémico de la isla de Sumatra, se encuentra en peligro crítico de extinción, según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). La especie, restringida al norte de la isla, ha sufrido un declive de más del 80% de sus poblaciones en los últimos 75 años, y continuará mientras perdure la deforestación (legal e ilegal) de los bosques donde habitan, su principal amenaza.

Las últimas estimaciones indican que quedan poco más de 7.000 ejemplares en libertad. A la fragmentación de su hábitat –incrementada desde el tsunami de diciembre de 2004 que produjo una mayor explotación forestal–, se unen otras como la caza y el comercio ilegal. Pero estas parecen ser la consecuencia de la transformación de su entorno, ya que los orangutanes son asesinados al alimentarse de las frutas cultivadas situadas en el límite del bosque. El animal está incluido en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres.

Artículos relacionados