Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Receta para una fusión de agujeros negros con onda gravitacional

J. J. Eldridge
22 junio 2016 19:00 CEST

Receta para una fusión de agujeros negros con onda gravitacional

La historia de los dos agujeros negros que se fusionaron y originaron las ondas gravitacionales que detectaron en 2015, por primera vez, los científicos de LIGO se desvela en el estudio que investigadores de la Universidad de Varsovia (Polonia) y dos centros de EEUU publican esta semana en Nature.

Basándose en modelos numéricos, los autores calculan que esos agujeros negros primero fueron estrellas muy masivas (con entre 40 y 100 veces la masa del Sol) formadas alrededor de 2.000 millones de años después del Big Bang. Luego colapsaron en distintos momentos hasta formar el sistema binario de agujeros negros, que acabaron colisionando y uniéndose (como se ilustra por etapas en la imagen).

Este trabajo proporciona un marco para entender mejor las futuras detecciones de ondas gravitacionales –hasta mil al año se podrán registrar cuando mejoren los instrumentos–, así como la naturaleza de sus fuentes.

Artículos relacionados