Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El submarino Peral hace historia en Cádiz

El 8 de septiembre de 1888 tiene lugar la botadura del submarino Peral. Ilustraciób: Wearbeard

El 8 de septiembre de 1888 tiene lugar la botadura del submarino Peral, el primer submarino torpedero de propulsión eléctrica del mundo, en el arsenal de La Carraca (Cádiz).

Estaba dotado de un periscopio, una corredera eléctrica para dar electricidad a 20 lámparas en su interior y, para mayor confort, un purificador de aire. Una caja de profundidades inventada por el científico y marino cartaginés daba estabilidad a la nave y la llevaba hasta la profundidad deseada por el comandante. Fue el primer submarino del mundo en navegar a 10 metros de profundidad durante una hora y emerger en las coordenadas establecidas; y también fue el primero dotado de un tubo lanzatorpedos con capacidad para tres proyectiles. Navegó en inmersión y en superficie, en la bahía y en alta mar.

A pesar del éxito de las pruebas de la nave, el Ministro de la Marina calificaba el previamente alabado submarino de “cacharro inútil”. Las autoridades alentaron una campaña de desprestigio contra el inventor, al cual no le quedó más remedio que solicitar la baja en la Marina. Así se lamentaba Isaac Peral en un manifiesto que escribió y publicó a costa de su propio bolsillo en 1891, en un medio satírico llamado El Matute, el único que accedió a difundirlo:

“Hoy hablo, pues, y hablo con pena, porque desearía que lo que va a leerse no hubiera sido necesario escribirlo, que nada va ganando la patria con ello; hablo además con el dolor profundo de mi alma, al ver trocarse sobre mi pecho la levita azul del marino por la levita negra del ciudadano”.

Hoy el auténtico submarino Peral se encuentra actualmente en el Museo Naval en Cartagena donde ha sido restaurado y se expone en una sala dedicada enteramente al marino Isaac Peral.