Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La alta velocidad llega a España

WEARBEARD

El 14 de abril de 1992, unos días antes de la apertura de la Exposición Universal de Sevilla –conocida popularmente como Expo'92–, se inauguraba la línea de tren de alta velocidad entre la capital hispalense y Madrid.

Aunque los viajes comerciales no llegarían hasta el día 21, desde el primer momento la apertura de la línea de Alta Velocidad Española (AVE) cambió radicalmente el panorama del transporte español y la visión que se tenía del tren como un medio de transporte lento, impuntual e incómodo.

Mientras el ferrocarril tradicional recorría el trayecto entre la estación de Atocha y la de Santa Justa en más de siete horas, el AVE hacía ese mismo trayecto en poco menos de tres y a una velocidad máxima de 300 km por hora.

Desde entonces esa marca se ha reducido considerablemente y 25 años después no supera las dos horas y 20 minutos.

En la actualidad la línea Madrid-Sevilla no es el único servicio de alta velocidad del país. De hecho, con más de 2.500 kilómetros de longitud es la red más extensa de Europa y la segunda de todo el mundo, solo por detrás de los 11.000 km de China, según la Unión Internacional del Ferrocarril.