Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Marie Curie, una vida radiactiva

Se cumplen 80 años de la muerte de Marie Curie. / SINC

Se cumplen 80 años de la muerte de Marie Curie. / SINC

Maria Salomea Skłodowska-Curie nació en Varsovia (Polonia) el 7 de noviembre de 1867, hija de un profesor de física y una maestra. Tras una vida dedicada a la ciencia, murió el 4 de julio de 1934 como consecuencia de su continuada exposición a la radiación durante sus investigaciones.

Pionera en el campo de la radiactividad, fue la primera persona en recibir dos premios Nobel en distintas especialidades –física y química– y la primera mujer en ser profesora en la Universidad de París, ciudad donde desarrolló su carrera investigadora.

Su vida personal y profesional estuvo muy ligada a su marido Pierre, otro científico vocacional, con el que se casó en 1895 y con el que compartió Nobel de Física –la terna la completó Henri Becquerel– en 1903.

Utilizando las técnicas piezoeléctricas, Marie midió las radiaciones de uranio en la pechblenda, un mineral donde abunda el citado elemento. Cuando observó que las radiaciones del mineral eran más intensas que las del propio uranio, comprendió que tenía que contener elementos desconocidos aún más radiactivos.

En 1898, el matrimonio anunció el descubrimiento de dos nuevos elementos: el polonio y el radio, pero todavía pasaron cuatro años más trabajando para demostrar su existencia. Necesitaron nada menos que una tonelada de pechblenda para aislar un gramo de radio.

Durante la Primera Guerra Mundial Curie propuso el uso de la radiografía móvil para el tratamiento de soldados heridos, en un coche que fue bautizado con el nombre de Petit Curie.