Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Severo Ochoa, el Nobel asturiano

Severo Ochoa

Severo Ochoa / Luis Demano

Se dice del premio Nobel español Severo Ochoa, nacido el 24 de septiembre de 1905 en la localidad asturiana de Luarca, que era un hombre paciente, entusiasta y con un gran vicio: fumar.

Pero, sobre todo, muchos le consideran el bioquímico de los bioquímicos, y el ideal de lo que un científico debería ser.

Así se refería a él Santiago Grisolía, discípulo y amigo personal de Ochoa, que cuenta cómo Ochoa sentía una gran pasión por lo que hacía.

Entusiasta y enamorado de la ciencia, el premio Nobel consiguió formar parte de la revolución molecular de mediados del siglo XX.

Primero, con el descubrimiento de la enzima ARN-polimerasa, gracias a la que consigue por primera vez sintetizar el ARN en el laboratorio.

Después, y gracias a la aportación del bioquímico norteamericano Arthur Kornberg, discípulo de Ochoa, a la demostración de que la síntesis de ADN también requiere otra enzima polimerasa, específica para esta cadena.

Ambos comparten el Premio Nobel de Fisiología y Medicina de 1959 por sus descubrimientos, que sirvieron después para descifrar el código genético y descubrir que este es universal para todos los seres vivos.

El 1 de noviembre de 1993 moría en Madrid a los 88 años de edad a consecuencia de una neumonía. Sería enterrado junto a su mujer en Luarca (Asturias) bajo una losa de mármol, con un epitafio dictado por él: “Aquí yacen Carmen y Severo Ochoa, unidos toda una vida por el amor y ahora eternamente vinculados por la muerte”.