AGENDA

Conferencia "Descubriendo los terremotos perdidos" por Miguel Angel Rodríguez Pascua (IGME)

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba
Fecha de Inicio:
19:00 del 09 de marzo de 2010
Lugar de celebración:
Castilla-La Mancha
Documentación relacionada:
CONFERENCIA PALEOSISMOLOGIA (1).doc

La conferencia tendrá lugar en la sede de la UNED de Guadalajara el próximo 9 de marzo a las 19:00 horas. Entrada libre hasta completar el aforo de la sala.

La Paleosismología es la rama de la Geología encargada del estudio de los terremotos acaecidos antes de las primeras crónicas históricas y la Arqueosismología estudia los efectos de los terremotos en yacimientos arqueológicos. Ambas disciplinas aportan el “descubrimiento” de grandes terremotos no registrados por las crónicas históricas, o bien porque estas crónicas se hayan perdido o destruido. La Paleosismología ofrece datos de grandes terremotos en un amplio rango temporal, que puede retroceder tanto en el tiempo como la calidad del registro geológico lo permita. La Arqueosismología enlaza, pudiendo llegar a solaparse, con la Paleosismología por un lado y con la sismicidad histórica por otro. Ambas disciplinas aportan datos esenciales para los cálculos de la Peligrosidad y Riesgo sísmicos, ya que completan el catálogo sísmico con grandes terremotos no registrados con anterioridad.

El marco geodinámico y sismotectónico de la Península Ibérica nos apunta el hecho cada vez más evidente de que el catálogo sísmico actualmente disponible para las estimaciones de peligrosidad sísmica en la Península Ibérica, y que abarca en el mejor de los casos 2000 años de historia, es insuficiente para caracterizar correctamente el comportamiento de las fallas sismogénicas (capaces de generar terremotos catastróficos) que a menudo presentan ciclos de actividad más largos. La ocurrencia en los últimos años de eventos sísmicos que han generado daños y/o aceleraciones elevadas en lugares “inesperados” (Terremotos de Lugo años 1995-1997, Escopete 2007, Pedro Muñoz 2007, El Romeral 2008, etc.) no constituyen “sorpresas” desde el punto de vista geológico, sino que son evidencias de la carencia de información existente relativa a las fallas sismogénicas que podrían solucionar los estudios de Paleosismología y Arqueosismología.