Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un algoritmo identifica a los trabajadores más motivados

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han desarrollado una herramienta matemática que facilita la identificación de los empleados con mayor motivación a la hora de desempeñar su trabajo en una empresa. Las recompensas económicas, la dignidad en el desarrollo de su profesión y el reconocimiento por parte de los superiores son algunos de los factores motivadores.

Un algoritmo mide la motivación del trabajador. / UPV

Un estudio desarrollado en el campus de Gandia de la Universidad Politécnica de Valencia permite identificar a los empleados más motivados en una empresa según las políticas de recursos humanos puestas en práctica por sus directivos. La clave reside en un algoritmo desarrollado por la profesora Lourdes Canós Darós, investigadora del grupo ROGLE de esta universidad.

En su trabajo, publicado en la revista Management Decision, la investigadora llevó a cabo un análisis completo de los factores que motivan a los trabajadores. De hecho, en su estudio presenta una lista exhaustiva de factores, en total 78, agrupados en ocho bloques: auto motivación, gestión, desarrollo, comunicación, incentivos monetarios, equipo, ética y otros.

Los resultados señalan como factores motivadores tanto las conocidas recompensas económicas, como la dignidad en el desarrollo de la profesión, el apoyo de los superiores, la proactividad o la existencia de un buen clima laboral, por ejemplo. De cada tipo de organización y de su entorno dependerá el elegir los factores adecuados para cada análisis.

“Se trata de una herramienta de ayuda a la toma de decisiones que permite conocer qué trabajadores están más motivados según sus propias percepciones, de acuerdo con la política corporativa diseñada por los directivos”, apunta Canós.

Para ello, utilizando un índice de adecuación denominado fuzzy, se obtiene una ordenación de los empleados en función de su afinidad a las políticas de motivación implementadas en la organización, definidas por unos determinados factores.

“Puesto que las valoraciones realizadas por empleados y directivos incluyen la subjetividad e incertidumbre subyacentes en la gestión de personas, de su aplicación la empresa puede extraer información de gran relevancia para tomar decisiones sobre la formación del empleado, su promoción, el estilo de liderazgo adecuado para lograr un buen desempeño o la gestión de equipos”, concluye Canós.

Fuente: UPV
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Marcus Chown, periodista científico, autor de ‘El instante mágico’
“Por qué el universo real tiene un gemelo matemático que lo imita en todos los sentidos sigue siendo un misterio”

Las predicciones matemáticas de fenómenos y objetos totalmente desconocidos a veces se hacen realidad y se observan por primera vez en el universo: nuevos planetas, agujeros negros, antimateria, neutrinos, ondas gravitacionales... El escritor y divulgador británico Marcus Chown relata en su última obra esos momentos ‘mágicos’ que cambiaron la historia de la ciencia y cómo los vivieron sus protagonistas.

Estadística para sacar mejor rendimiento a los pases en el fútbol

Tras analizar más de 10.000 pases realizados en 20 partidos de LaLiga en los que han intervenido el Real Madrid o el Barça, investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han comprobado que se obtiene una mayor eficacia en la finalización de la jugada cuando se recibe el balón corriendo en diagonal, separándose del pasador y alejándose del defensa más directo.