Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Dos cometas causaron ondulaciones en los anillos de Júpiter y Saturno

La primera imagen corresponde a un anillo simple inclinado; las dos siguientes lo muestran en dos momentos distintos con ondulaciones cada vez más pronunciadas. Foto: Science_AAAS.

En 1983, un cometa golpeó los anillos de Saturno, y cerca de una década más tarde, otro cometa colisionó contra Júpiter. Estos choques causaron patrones ondulatorios en los anillos de ambos planetas, según muestran dos estudios publicados en la revista Science. Los resultados indican que los anillos de un planeta pueden actuar como un disco gigante, que preserva el efecto de cada cometa que pasa. El estudio de los patrones en espiral que dejan atrás los cometas permite a los científicos reproducir la historia de los impactos, además de abrir una nueva vía para estudiar las poblaciones de cometas en el sistema solar externo. Observar los cambios producidos en los anillos planetarios permitirá averiguar con qué frecuencia los cometas u otros objetos colisionan con los planetas y así, determinar cuántos de estos pequeños objetos existen en el sistema solar externo.

Los investigadores, que analizaron imágenes de los anillos de Júpiter tomadas por la nave espacial Galileo entre 1996 y 2000 y por la nave espacial Horizonte en 2007, detectaron patrones inusuales de ondulación moviendose como un "techo de lata" en sus anillos. También descubrieron patrones similares en los anillos de Saturno mediante imágenes tomadas por la nave Cassini en 2009. Los equipos midieron las propiedades de estas ondas y las compararon con los cálculos de cómo estas estructuras deben evolucionar con el tiempo. Los análisis demostraron que los anillos ondulados de Saturno y Júpiter fueron causados por cometas que se estrellaron contra esos gigantescos aros.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar