Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El pequeño comentario de Copérnico que revolucionó la ciencia

Commentariolus de Nicolás Copérnico/Wikimedia

Antes del año 1514, Nicolás Copérnico (19 de febrero de 1473 – 24 de mayo de 1543) escribió una primera versión de la teoría heliocéntrica del universo. La primera hipótesis que afirmaba que el centro del cosmos no era la Tierra, sino el Sol, estaba esbozada en cuarenta páginas que tituló Commentariolus (que significa 'pequeño comentario').

Matthew de Miechow, un historiador del siglo XVI, hizo una primera referencia de Commentariolus en un catálogo bibliográfico con fecha del 1 de mayo de 1514. Por eso se cree que debió haber sido escrito antes de esa fecha.

Aunque el escrito no fue publicado hasta años después de la muerte de Copérnico, adquirió cierta fama porque él mismo se encargó de distribuirlo entre sus compañeros.

En 1533, el humanista alemán Johann Albrecht Widmanntetter impartió una serie de conferencias en Roma sobre la teoría heliocéntrica que llegaron a los oídos del Papa Clemente VII y de varios cardenales católicos. Entre ellos, Nicolaus von Schönberg, arzobispo de Capua (Italia) que pidió a Copérnico que le enviara una copia de sus escritos.

Finalmente, el astrónomo prusiano desarrolló su revolucionaria teoría en la obra De Revolutionibus Orbium Coelestium (Sobre el movimiento de las esferas celestiales) publicada en 1543.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar