Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El temporal deja al descubierto árboles de 300 millones de años en Asturias

Un hombre observa uno de los restos de ejemplares de árbol de 300 millones de años de antigüedad que han quedado al descubierto en la playa de Arnao. /Efe

Un hombre observa uno de los restos de ejemplares de árbol de 300 millones de años de antigüedad que han quedado al descubierto en la playa de Arnao. /Efe

La marejada provocada por el temporal que azotó la costa cantábrica durante la última semana ha dejado al descubierto restos fósiles de distintos ejemplares de árbol de 300 millones de años en la playa de Arnao.

Fragmentos de troncos petrificados, la mayoría de ellos caídos, y raíces incrustadas en las rocas han quedado a la vista al perder la playa una importante cantidad de arena como consecuencia de la erosión sufrida por el fuerte oleaje.

La playa de Arnao, en el municipio de Castrillón, esconde un importante yacimiento geológico en el paleosuelo cuyos restos "se conservan perfectamente", según el profesor de Paleontología de la Universidad de Oviedo Miguel Arbizu. Un equipo de especialistas investiga desde hace más de un año dos yacimientos fosilíferos del Devónico inferior en la plataforma de Arnao y su arrecife, entre las playas de Santa María del Mar y Salinas.

Los científicos han hallado fragmentos, troncos, la mayoría de ellos caídos, pero también árboles erguidos, en posición de vida, "es decir que se ve el tocón y las raíces introducidas en un paleosuelo de hace 300 millones de años", ha indicado el profesor. El tocón de árbol en posición de vida está creciendo sobre un paleosuelo del Estefaniense (Carbonífero), y se pueden observar cómo las raíces aparecen donde se ha erosionado parcialmente.

En la imagen, un hombre observa uno de los restos de ejemplares de árbol de 300 millones de años de antigüedad que han quedado al descubierto en la playa de Arnao. /Efe

Artículos relacionados