Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Encuentran un fósil de la serpiente más larga del mundo

Encuentran un fósil de la serpiente más larga del mundo

Un equipo internacional de científicos, liderado por el paleontólogo de la Universidad de Toronto Jason Head, ha descubierto un fósil que ha resultado ser la serpiente más larga del mundo. El animal, que medía 13 metros de largo y pesaba más de una tonelada, vivió hace alrededor de 60 millones de años en la Formación Cerrejón, en el noroeste de Colombia. Pero el estudio va más allá del hallazgo de este pariente lejano de la Boa constrictor, al que han denominado Titanoboa: los investigadores también se preguntaron qué temperatura mínima anual tendría que haber para que un animal así pudiese existir. Así, el tamaño de los animales de sangre fría o poiquilotermos está relacionado con la temperatura del planeta, de modo que a medida que sube la temperatura media, también se incrementa el tamaño de estas criatura. Sus cálculos apuntan a que el animal habría requerido una temperatura mínima anual de 30 a 34 grados para sobrevivir, unos cinco grados más que la temperatura media de los bosques tropicales en la actualidad. Esta conclusión cuestiona la idea de que el sistema del clima tenga un ‘termostato’ que regule las temperaturas tropicales. El estudio se publica esta semana en Nature.

Fuente: SINC / Jason Bourque
Derechos: Copyright
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar