Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Explican el incremento de dióxido de carbono en la atmósfera en la Edad de Hielo

Muestras de microfósiles de la Edad de Hielo para analizar su contenido de radiocarbono.

En la última Edad de Hielo, mientras se derretían las capas de hielo, la concentración atmosférica de dióxido de carbono se incrementó cerca de un 50%. Desde hace tiempo los científicos tratan de averiguar de dónde salió todo ese gas. Una de las hipótesis apunta al Océano Antártico, ya que el agua de sus profundidades es rica en dióxido de carbono debido a la degradación de la materia orgánica en descenso. Un cambio en la circulación de las aguas podría haber provocado que el agua de las profundidades emergiese a la superficie.

Para probar esa hipótesis, científicos británicos y australianos han analizado el contenido de radiocarbono en las conchas de organismos marinos de la superficie y el fondo, de sedimentos del Océano Antártico. Sus resultados, que se publican en Science, apuntan a que un pozo de carbono de las profundidades del Océano Antártico podría haber subido a la superficie y dispersado el gas dióxido de carbono hacia la atmósfera hace alrededor de 19,000 años.

Fuente: SINC
Derechos: Copyright
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar