Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Explican por qué son tan comunes las galaxias tipo Vía Láctea en el universo

ALMA (ESO/NAOJ/NRAO)/SMA/CARMA/IRAM/J. Ueda et al.
17 septiembre 2014 13:00 CEST

Distribución del gas molecular en 30 fusiones de galaxias. / ALMA/ESO

Durante décadas, los científicos han creído que las fusiones de galaxias suelen dar lugar a la formación de galaxias elípticas. Ahora, por primera vez, utilizando la instalación astronómica ALMA y un gran número de radiotelescopios, han hallado evidencias directas de que la fusión de galaxias puede formar galaxias de disco, y que este resultado es, en realidad, bastante común. Este sorprendente resultado podría explicar por qué hay tantas galaxias espirales como la Vía Láctea en el universo.

Los descubridores son un grupo internacional dirigido por Junko Ueda, investigador de la Japan Society for the Promotion of Science, que ha observado que la mayoría de las colisiones de galaxias en el universo cercano (a una distancia de entre 40 y 600 millones de años luz de la Tierra) dan lugar a galaxias de disco. Estas, que incluyen galaxias espirales como la Vía Láctea y las lenticulares, se definen por regiones en forma de rosca formadas por polvo y gas, y son distintas de la categoría de las elípticas. Para identificar la forma final de las galaxias, el equipo estudió cómo se distribuye su gas.

En la imagen, distribución del gas molecular en 30 fusiones de galaxias. Cada uno de los coloridos objetos de esta imagen ilustra una de las 30 fusiones de galaxias. Los contornos de cada una indican la dispersión del monóxido de carbono, mientras que el color representa el movimiento del gas. El gas que se aleja de nosotros aparece rojo mientras que el color azul muestra el que se aproxima. Los contornos, junto con la transición del rojo al azul, indican un disco gaseoso que está girando sobre el centro de la galaxia.

Artículos relacionados