Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La retirada del hielo en el Atlántico Norte podría enfriar el clima del oeste de Europa

Las imágenes de las nubes en torno a la isla noruega de Jan Mayen muestran el intercambio de calor y humedad que enfría la temperatura del océano Atlántico / GWK Moore

Un estudio, publicado en Nature Climate Change, alerta de las consecuencias del calentamiento global en la circulación océanica del Atlántico Norte, y examina por primera vez estos cambios en el intercambio de calor del aire al mar.

"El calentamiento de los mares de Islandia y Groenlandia podría generar un enfriamiento del clima en el oeste de Europa”, señala G. W. K. Moore, químico de la Universidad de Toronto (Canadá).

La corriente del Golfo mueve el agua caliente desde el norte hasta el oeste de Europa, donde libera calor y humedad a la atmósfera, y actúa como moderador del clima de la región. Así, el agua fría y densa generada se hunde a niveles más profundos y circula hasta el sur donde se calienta en la superficie en los trópicos. La circulación termohalina se debe a la convección –por diferencias de densidad–, con las masas más densas tendiendo a hundirse y las menos densas a ascender.

Sin embargo, con la retirada del hielo marino en invierno, no habrá suficiente agua fría y densa, y si la convección desciende, “la corriente del Golfo se debilitará, y de este modo reducirá el calentamiento de la atmósfera”, añade Moore.

En los últimos años, el deshielo en los mares de Islandia y Groenlandia ha disminuido el intercambio de calor en los lugares donde en principio el agua fría se hunde en el océano, lo que debilita la convección oceánica. “La disminución del hielo provoca una reducción del 20% en la magnitud de los flujos de calor aire-mar desde 1979”, concluye el trabajo.

Fuente: GWK Moore
Derechos: Creative Commons
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar