Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Ciencias Naturales
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un fósil de un anfibio resuelve el debate sobre el origen de ranas y salamandras

Una rana de la especie Cochranella spiculata.

Gerobatrachus hottoni. Así se llama el fósil que ha resuelto el debate sobre la época en que ranas y salamandras se separaron en su evolución. Científicos de la Universidad de Calgary examinaron detalladamente el fósil de este anfibio primitivo, cuyo cráneo, columna vertebral y dientes tienen una mezcla de rasgos de la rana y la salamandra. Su examen ha permitido fechar el momento en que ranas y salamandras, que descienden de un grupo anfibio llamado temnospondyls, partieron sus caminos evolutivos: hace unos 240 y 275 millones de años, mucho antes de lo que hasta ahora se pensaba.

El Gerobatrachus fue descubierto en Texas en 1995 por un equipo de la Smithsonian Institution. Sin embargo, no fue estudiado hasta que el equipo de Jason Anderson, de la Universidad de Calgary, se dedicó a limpiar el fósil para poder examinar su esqueleto. El informe se publica esta semana en Nature.

Fuente: SINC/MNCN
Derechos: Creative Commons
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar