Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Adiós al ‘seiscientos’, el pequeño rey de las carreteras españolas

Sale de la fábrica el último seiscientos

El SEAT 600, también conocido como ‘seiscientos’ o ‘pelotilla’, fue en España símbolo del desarrollo económico y de la creación de una clase media que había desaparecido en la posguerra.

El seiscientos, fabricado entre los años 1957 y 1973, puso a España sobre ruedas y cambió la vida de la sociedad española que hasta entonces no podía permitirse el lujo de tener un coche propio.

Pero su precio, 390 euros o 65.000 pesetas de la época, animó a 3 millones de personas a comprarlo. España pasó “De la alpargata al seiscientos”, tal y como tituló Juan Eslava las crónicas del paso del hambre y la miseria de posguerra a la relativa prosperidad en la década de los 60, también llamada década del seiscientos.

Con el pelotilla se hicieron posibles los fines de semana en el pueblo y las vacaciones en la playa, aunque también cobraron vida los atascos en las tortuosas carreteras españolas de aquella época.

A pesar de haber tenido varios rediseños, la comercialización del seiscientos disminuyó pausadamente por la competencia, cada vez mayor, de modelos de otras marcas más atractivos al consumidor.

La necesidad de llevar el cinturón acabó con el pelotilla. Su diseño dificultaba la instalación de este dispositivo de seguridad cuando se hicieron obligatorios en España.

El 3 de agosto de 1973 los trabajadores de SEAT despidieron el último 600 con una pancarta en la que se leía:“Naciste príncipe y mueres rey”.

Fuente: WEARBEARD
Derechos: Creative Commons
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Queremos saber tu opinión