Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El ingeniero español que triunfó con su aparato portátil de rayos X

El ingeniero español que inventó un aparato portátil de rayos X

Mónico Sánchez Moreno, conocido por inventar un aparato de rayos X transportable, murió el 6 de noviembre de 1961 en el mismo lugar donde había nacido 81 años antes: Piedrabuena, en Ciudad Real.

Llegó a Madrid en 1901 para estudiar en la Escuela de Ingenieros Industriales, pero como estaba cerrada por huelga se apuntó a un curso a distancia de electrotecnia impartido desde Londres. Aunque al principio no tenía ni idea de inglés, logró aprobarlo en tres años y su tutor le recomendó para un puesto en Nueva York.

Allí se formó en el Instituto de Ingenieros Electricistas y en la Universidad de Columbia, fichando luego como ingeniero de la Van Houten and Ten Broeck Company, dedicada a la aplicación de la electricidad en los hospitales. Estando en esta compañía inventó el aparato de rayos X portátil, que pesaba unos 10 kilogramos, frente a los 400 de los equipos anteriores. Este 'maletín', que se exportó a países como Francia, se podía transportar fácilmente en ambulancias civiles y militares.

Después, la Collins Wireless Telephone Company le contrató y le pagó 500.000 dólares por su invento, que pasó a llamarse The Collins Sánchez Portable Apparatus, un aparato que llamaba la atención en las ferias de electricidad. En una de ellas Mónico coincidió con Thomas Edison y Nikola Tesla.

Sin embargo la empresa para la que trabajaba se vio envuelta en un escándalo por problemas en su sección de telefonía, y el ingeniero español volvió a España en 1912 convertido en un emprendedor millonario.

A partir del año siguiente, Mónico se dedicó a construir en Piedrabuena diversas instalaciones, como el Laboratorio Eléctrico Sánchez, una central eléctrica que abastecía de electricidad a su pueblo, e incluso un cine. Solo hacia el final de su vida dejó de vender sus productos y empezó a pasar dificultades económicas. Muchos de sus aparatos se conservan hoy en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (MUNCYT).

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Creative Commons 4.0
Puedes copiar, difundir y transformar los contenidos de SINC. Lee las condiciones de nuestra licencia
Sé el primero en comentar