Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Galileo abre una ventana al universo

Hoy se cumplen 405 años de la presentación del primer telescopio de Galileo Galilei. / SINC

Hoy se cumplen 405 años de la presentación del primer telescopio de Galileo Galilei. / SINC

Casi coincidiendo en el tiempo con el lanzamiento de dos satélites del sistema de navegación Galileo, hoy se cumplen 405 años de la presentación oficial del primer telescopio –construido por el científico italiano Galileo Galilei (1564-1642)– ante el senado de Venecia, lo que suponía un reconocimiento oficial por parte de las autoridades de la República de un invento que cambió para siempre el rumbo de la astronomía y de la ciencia.

Solo cuatro días antes había sido presentado oficialmente el invento en la torre del campanario de la Plaza de San Marcos. Desde una altura de unos 60 metros, lo que miraban a través de aquel curioso artefacto pudieron observar más allá del horizonte. Lo que más les sorprendió a las autoridades fue que pareciera que podían tocar con la mano algo que a simple vista no podían ver, como barcos que se acercaban por la laguna de Venecia, lo que para ellos tenía un gran interés defensivo.

Como resultado de esta presentación y de las posibilidades casi mágicas que el telescopio ofrecía, el Senado de Venecia acordó aumentar el salario de Galileo de 320 a 1.000 florines, es decir, lo triplicó, dando muestras del valor que para ellos tenía el invento del pisano.

Pero aquel invento fue también el inicio de algunos problemas para Galileo. La Inquisición lo puso en el punto de mira porque se convirtió en un defensor de la teoría heliocéntrica: el Sol era el centro del universo y la Tierra giraba a su alrededor.