Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Henry Ford, motor de arranque de la industria automovilística

El 30 de julio de 1863 nacía Henry Ford, padre del sistema de producción en cadena. / Wearbeard

Henry Ford nació en Detroit el 30 de julio de 1863 y se convirtió en uno de los empresarios más influyentes de la historia.

Comenzó a triunfar en 1903 con la Ford Motor Company, su tercer proyecto empresarial. El objetivo era fabricar coches baratos y sencillos para la clase media americana, ya que hasta entonces los automóviles se habían fabricado de manera artesanal, con un coste muy elevado.

Es especialmente conocido por ser el padre de la producción en cadena, un sistema que revolucionó el mundo de la industria y abarató mucho los costes de producción. Comenzó a utilizar este sistema en 1908 para la fabricación de su famoso modelo T, del que se llegaron a fabricar 15 millones de vehículos. El coche era tan barato que en 1920 la mayoría de los conductores habían aprendido a conducir con el Ford T.

Pero la fuerza de Ford como máximo productor de coches en EEUU fue diluyéndose, ya que en Ford Motor Company eran incapaces de crear un modelo nuevo cada año.

En 1945, su avanzada edad le obligó a abandonar la dirección de sus empresas y dos años después falleció dejando una fortuna personal estimada entre los 500 y 700 millones.

Es indudable que tuvo un papel fundamental en la evolución de la economía industrial moderna. Hoy se utiliza el término de “fordismo” para describir el modelo socioeconómico basado en la producción en serie que se ha utilizado en los países desarrollados durante la mayor parte del siglo XX.