Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Un cepillo con mucha historia

En 1498 un emperador chino inventa el cepillo de dientes.

En 1498 un emperador chino inventa el cepillo de dientes.

El primer cepillo dental provisto de cerdas tuvo su origen en China el 26 de junio del año 1498, cuando su emperador presentó lo que hoy llamaríamos una patente. Las cerdas se extraían manualmente del cuello de cochinos que vivían en los climas más fríos de Siberia y China –las bajas temperaturas hacen que las cerdas de estos animales crezcan con mayor fuerza– y las cosían a unos mangos de bambú o de hueso. Los mercaderes introdujeron el cepillo dental chino entre los europeos.

Al principio lo recibieron mal, pues consideraban que estas cerdas tenían una dureza excesiva. No obstante, el primer cepillo dental del que tenemos constancia es de mucho antes. Se trataba de una ramita del tamaño de un lápiz, uno de cuyos extremos se trataba para conferirle un tacto blando y fibroso, que fue hallado en unas tumbas egipcias que datan de 3.000 a.C.

El cepillo de dientes que hoy conocemos fue invento del siglo XVII, y desde esa fecha ha sufrido pocas modificaciones. En la Corte de Francia se utilizaba uno elaborado con crines de caballo o de otros animales, con muy buenos resultados. Ya en el siglo XX, se da una de las innovaciones clave, el llamado "cepillo milagro", del Dr. West, en 1938, que estaba elaborado con púas de seda que permitían una perfecta higiene bucal, y que daría lugar, tras subsiguientes innovaciones, al producto que hoy tenemos todos en nuestros cuartos de baño. La última revolución vino de la mano del cepillo eléctrico y no llegó hasta 1939, aunque el primero que realmente tuvo éxito fue en 1961.

En la actualidad, es un objeto prácticamente imprescindible para la sociedad. Una encuesta de 2003 pidió a los estadounidenses con cuál de los siguientes objetos sería "imposible" vivir: el automóvil, el ordenador personal, el teléfono móvil, el microondas o el cepillo de dientes. El modesto cepillo fue nombrado por el 42% de los adultos y el 34% de los adolescentes. Fuente: varios