BIOMEDICINA Y SALUD: Psiquiatría

Eparquio Delgado, autor de ‘Los libros de autoayuda, ¡vaya timo!’

“Donde ayer un cura te decía que rezaras, hoy un autor de autoayuda te anima a meditar”

  • Facebook
  • Delicious
  • Meneame
  • Arroba

El escritor brasileño Paulo Coelho afirmó que “cuando quieres realmente una cosa, todo el universo conspira para ayudarte a conseguirla”. No hace falta pensar mucho para entender que la afirmación es meridianamente falsa; sin embargo, circula en cientos de memes de internet. Frases como esta “ofrecen explicaciones fáciles que aumentan nuestra sensación de control sobre la realidad, aunque no digan absolutamente nada”, explica Eparquio Delgado (Tenerife, 1979). El psicólogo y divulgador canario acaba de presentar en Madrid su primer libro, en el que disecciona los mecanismos de la literatura de autoayuda para vender esperanza en un mundo obsesionado por el éxito y la felicidad. 

Más información sobre:
autoayuda
psicología

Pampa García Molina | | 19 mayo 2014 16:52

<p>Eparquio Delgado, autor de ‘Los libros de autoayuda, ¡vaya timo!’, en una foto cedida por él mismo. </p>

Eparquio Delgado, autor de ‘Los libros de autoayuda, ¡vaya timo!’, en una foto cedida por él mismo. 

Muchas personas no confían en los psicólogos. Creen que, si tienes problemas, lo mejor es hablar con un amigo. ¿De dónde viene este rechazo a los profesionales de la psicología?

La desconfianza hacia la psicología clínica es lógica hasta cierto punto. Hasta no hace mucho tiempo, hacer terapia consistía en ir cada semana a tumbarte en un diván a escuchar que tu problema está causado por un complejo de Edipo no resuelto. Cuando estamos pasándolo mal por un problema limitado en el tiempo, el apoyo de un amigo puede ser suficiente. La mayoría nos sentimos bien cuando compartimos con alguien nuestros problemas. Pero cuando el sufrimiento se alarga y afecta de forma significativa a una o varias áreas de nuestra vida, conviene acudir a un profesional. A pesar de que la psicología es una disciplina muy reciente, hoy en día contamos con tratamientos eficaces para muchos trastornos psicopatológicos. 

“Los principales enemigos de la psicología son algunos psicológos”

¿Cuál ha sido el peor enemigo para esta disciplina: el psicoanálisis, la autoayuda, la psicología barata de consejos obvios, las terapias anticientíficas…?

Yo estoy convencido de que los principales enemigos de la psicología son algunos psicológos. Me duele decir esto, pero es la verdad. Es sorprendentemente fácil encontrar a profesionales utilizando terapias pseudocientíficas en sus consultas o publicando libros de autoayuda donde solo dicen perogrulladas. Tampoco ayuda encontrar a colegas reconvertidos en coaches animando a la gente al optimismo y vendiendo recetas para la felicidad como si fueran telepredicadores. Y luego están los que, por falta de formación o experiencia, no desarrollan correctamente los tratamientos y hacen que la gente deje su consulta pensando que la psicología no sirve para nada. Si hoy en día la psicología se ha ganado el estatus de ciencia de la salud es precisamente porque ha hecho un esfuerzo enorme para investigar científicamente el comportamiento humano y ha desarrollado intervenciones eficaces, pero eso no significa que todos los psicólogos sean buenos profesionales, como pasa en cualquier profesión.

¿Por qué triunfan tanto las frasecitas de Paulo Coelho y similares?

Las personas buscamos explicaciones a las cosas que nos pasan, y ante la ausencia de ellas, tendemos a quedarnos con las más sencillas. Una de las características principales de las frases de Paulo Coelho y, en general, de los libros de autoayuda es que nos ofrecen explicaciones fáciles de entender que aumentan nuestra sensación de control sobre la realidad. Ante la falta de explicaciones, asumimos que aquellas más sencillas y que nos resultan coherentes con nuestras ideas y deseos previos son más ciertas, aunque no sean ciertas o no digan absolutamente nada. ¿Qué significa que “el mundo no se divide entre amigos y enemigos sino entre fuertes y débiles”, como dice Coelho en El manuscrito encontrado en Accra? Yo no lo sé, pero los libros de autoayuda están llenos de este tipo de banalidades. 

“La felicidad se ha convertido en un imperativo moral: si no disfrutas permanentemente de la vida, eres un fracasado”

¿Cuándo nació la literatura de autoayuda? 

El fenómeno de la autoayuda, tal y como los conocemos hoy en día, nace a mediados del siglo XX. El primer best seller del género fue Yo estoy bien, tú estás bien de Thomas Harris, del que se vendieron más de diez millones de ejemplares y que todavía se publica. Aunque hubo otros autores que le precedieron como Dale Carnegie, Napoleón Hill y Norman Vicent Peale, a partir de la publicación de este libro comenzaron a publicarse centenares de manuales dirigidos a ofrecer explicaciones del comportamiento humano y consejos para aumentar el bienestar y la felicidad.

¿Cuál es el autor de autoayuda que más daño ha hecho? 

El negocio de la autoayuda se sostiene en hacer creer a la persona que cada libro va a enseñarle algo que le va a permitir mejorar su vida de alguna manera, ya sea reduciendo el sufrimiento o aumentando el bienestar. Al igual que las terapias alternativas, lo que nos venden no son soluciones reales, sino esperanza. Más que de autores o corrientes, yo hablaría de ciertas ideas que pueden ser dañinas, como la reducción de los problemas a sus consecuencias emocionales y la creencia de que todo depende de tu actitud. Donde antes había un cura diciéndote que lo que tenías que hacer era rezar y confiar en dios, ahora encontramos a un autor de autoayuda animándote a pensar en positivo, a meditar y a elevar tu conciencia, como si no existieran los problemas reales y todo dependiera de tu forma de interpretarlos. Aprender a darnos cuenta de que muchas veces nuestros pensamientos son irracionales puede ser útil para afrontar algunas situaciones, pero no siempre es tan sencillo. 

“La idea de poder vivir sin emociones desagradables lleva a algunas personas a centrar su vida en la evitación de cualquier malestar”

La autoayuda se apoya en que necesitamos adaptarnos a un mundo que nos exige triunfar y demostrar felicidad. ¿Vivimos en una sociedad especialmente intolerante a la frustración o esto ha pasado siempre? 

Creo que vivimos en medio de una gran paradoja. El espectacular desarrollo de la ciencia y la técnica a lo largo del siglo XX nos ha llevado a conseguir cosas que parecían imposibles. En pocas décadas hemos acabado con enfermedades que afectaban a millones de personas, como el caso de la polio, y esto nos ha llevado a creer que debe existir solución para todo. La ironía es que, cuando no encontramos esas soluciones en la ciencia, nos vamos a buscarlas a la pseudociencia y la magia. No solo creemos que podemos vivir sin dolor y sufrimiento, sino que la felicidad se convierte en un imperativo moral: si no eres feliz y disfrutas permanentemente de la vida, eres un fracasado. Sin esta consideración de la persona como un ser independiente y autodeterminado del que depende su salud, el éxito económico y la felicidad no se puede entender el éxito de los libros de autoayuda. 

En paralelo al auge de la autoayuda, se ha multiplicado el uso indiscriminado de ansiolíticos y antidepresivos para afrontar situaciones de conflicto... 

La creencia de que podemos eliminar completamente el dolor está favoreciendo el fenómeno de la medicalización, que convierte sucesos hasta ahora considerados cotidianos en problemas de salud. Cada vez más personas acuden a buscar ayuda profesional para eliminar el dolor del duelo al perder a un familiar cercano o la ansiedad asociada a la incertidumbre, como cuando esperamos el resultado de una importante prueba diagnóstica. Ese tipo de eventos eran considerados hasta hace poco como procesos normales, pero cualquiera que pase hoy por una situación así puede conseguir ansiolíticos acudiendo a su médico de atención primaria. Los psicofármacos pueden cumplir su función en un momento determinado, pero la consideración de cualquier sufrimiento como un trastorno o enfermedad no se puede explicar sin tener en cuenta los intereses de quienes los fabrican. Lo peor es comprobar que otros profesionales de la salud, como psicólogos o enfermeros, entran en ese juego. Más allá de los efectos indeseados del abuso de los psicofármacos y del negocio que suponen, la idea de poder vivir sin sentir emociones desagradables lleva a algunas personas a centrar su vida en la evitación de cualquier tipo de malestar, sin darse cuenta de que muchas veces eso implica dejar de vivir como uno le gustaría. 

¿Qué le diría a una persona que va a la librería y debe escoger entre un libro de autoayuda y el suyo? 

Ha sido divertido descubrir que muchas librerías están colocando Los libros de autoayuda, ¡vaya timo! en las secciones de autoayuda. Pensándolo bien, es ahí donde debe estar. Si estuviera en las estanterías de psicología o divulgación científica, es probable que las personas que acuden a buscar libros de autoayuda no llegaran a conocerlo. Si esto permite que algunas personas lo lean y tengan una visión más crítica sobre este género, me sentiré más que satisfecho. 

Zona geográfica: España
Fuente: SINC

Pampa García Molina

Pampa

Coordinadora y redactora jefa de SINC. Periodista especializada en ciencia y tecnología, licenciada en Física. 

Comentarios

  • Reyes Adorna |19. mayo 2014 22:44:21

    Totalmente de acuerdo con este autor. Este tipo de reflexiones no son solo interesantes, sino totalmente necesarias en estos momentos, porque contribuyen por fin a desmontar toda esta dictadura del pensamiento positivo y porque cada vez más este supuesto poder omnipotente de la mente sobre todo lo que ocurre, está haciendo un daño impensable en aquellos que creen en él.
    La frase de Coelho no es más que el resumen de la ley de la atracción, tan de moda en estos días. No es otra cosa que el típico: “Pide y se te dará”, presente en casi todas las religiones, pero con una variante importante: que ahora aquel que concede deseos eres tú mismo, o sea, tu mente, tus pensamientos. Como la noción de dios no está bien vista en estos tiempos, ahora el omnipotente eres tú, tú y el universo, que no es otra cosa que otra versión de dios. Entonces, por una parte, se nos dice: no luches por conseguir algo, concéntrate en tus pensamientos, pide y el universo conspirará para que lo consigas. Pero hay un problema. Cuando lo que pedimos no sucede, ya no le echamos la culpa a nuestros dioses que no nos escuchan, ya no pensamos que es la voluntad divina, o como los ateos, no pensamos que es el azar el que ha tenido algo que ver con eso. No. El que cree en el pensamiento positivo, piensa que él es el responsable, el culpable que no ha sabido o no ha podido realizar esa proeza. Entonces, no solo tiene que quitarse el problema que le preocupa, sino también la culpabilidad y la frustración de no haber podido "conectar" correctamente con el universo. En el pensamiento religioso o ateo, al menos te libras de esa angustia, puesto que el responsable último de que las cosas no sucedan es dios o el azar.
    Tengo varios amigos psicólogos que dicen que cada vez más acuden a sus consultas personas traumatizadas por estas creencias, que tienen que sanar no solo sus problemas, sino el sentido de culpa originado por ellas.Y no solo eso. A veces vienen con un temor irracional a los pensamientos negativos, como si estos tuvieran la facultad de materializar lo que pasa por la cabeza. Demasiada responsabilidad, demasiada carga, para nuestra frágil, misteriosa y humilde, aunque maravillosa, existencia.
    El pensamiento positivo es útil, claro, pero siempre y cuando nos motive para la acción. Creo que si las fuerzas que dedican muchos a pensar positivamente o a visualizar o a atraer deseos, las dedicaran a aceptar que no tenemos el control de todo y a intentar conocer los recursos personales de los que disponen, para que, con el esfuerzo, mejorarse y mejorar el mundo, la vida sería de otra manera. Aprender que la existencia no es de color rosa, sino de colores, y que a veces toca el gris, nos separa de esta dictadura actual y nos devuelve y nos prepara para una vida más real. No seamos dioses ingenuos de un mundo caprichoso, sino seres que aprenden a jugar de la mejor forma las cartas que nos han tocado en el camino vital.
    No dejen de ver este vídeo.

    http://www.youtube.com/watch?v=CVMBljP80-4

    Un saludo y gracias por la entrevista.

    Responder a este comentario

  • nuri |19. mayo 2014 22:45:35

    Hola,
    Qué tipo de terapia es con la que tú trabajas en tu consulta? Por lo que he leido en tu entrevista cuestionas la eficacia de la terapia racional emotivo conductual? En que tipos de trastornos apostarías por ella?
    Un saludo.
    Gracias

    Responder a este comentario

  • Macu |19. mayo 2014 22:45:47

    Soy profesional de la psicología clínica y me gusta el mensaje que el artículo trasmite. Creo que en las últimas décadas ha proliferado una literatura de "autoayuda" que ha contribuido a afianzar una especie de infantilismo social: La incapacidad para tolerar el malestar emocional, el victimismo, la demanda de soluciones "receta" a problemas complejos, etc.
    En el fondo, lo que está detrás es el triunfo de la sociedad del individualismo y, ¡como no! el mercado.

    Responder a este comentario

  • Curcas |19. mayo 2014 22:47:57

    Este tío es un listo. El típico listo que quiere sacar provecho de los listos que piensan que los libros de autoayuda son para gilipollas.

    Aquí cualquier listillo que vaya de racionalista pretende dar lecciones, en lugar de intentar entender por qué los libros de autoayuda tienen su utilidad. Estos libros (no digo todos pero algunos sí) a pesar de sus exageraciones o precisamente gracias a ellas, dan una perspectiva de la vida distinta a la persona que conecta con ellos. ¿Qué quiere decir esto? Pues que todos tenemos una forma de entender el mundo y una explicación “científica” no vale igual (por cierta que sea) para todos, lo mismo que una explicación “mágica” no vale (ni valía en tiempos anteriores al método científico) igual para todos (por mucho que al final tenga su base científica el hecho explicado). Quiero decir que algunas personas van a entender mucho mejor cierto tipo de mensajes si explican de una forma fabulada, que si se les da una explicación hiperracional. No solo cuenta el mensaje, sino la capacidad de inspirar de ese mensaje. Y ya si me hacéis comparar lo que significa gastarse unos 20€ en un libro que podría ayudarte, en comparación a gastar 30€ o 60€ por sesión en psicólogos que funcionan “muy bien” porque te medican haya o no necesidad pues en fin, que opino que el entrevistado es de esos que no ha dejado de gritar “¡brujería!” solo porque piensa que su forma de entender el mundo depende de su nivel intelectual y de la “verdad”.

    Responder a este comentario

  • Lhuiz Hernández |19. mayo 2014 22:48:47

    Siempre he pensado que los libros de Coehlo son redundantes, una solo vez en mi vida me tome la molestia de leer un libro de él y lo sentí tan vacío, tan soso que leí solamente un par de capítulos y no más, pero ahora creo que entiendo perfectamente bien el porque :D

    Responder a este comentario

  • Din |20. mayo 2014 09:25:22

    Yo creo que ni una cosa ni la otra. Creo que a cada persona y según cada circustancia necesita una terapia o un libro de autoayuda. Condenar a todos, por que haya alguno que no sea bueno es una barbaridad.

    Responder a este comentario

  • yunka |20. mayo 2014 09:25:39

    Personalmente pasé por una depresión que casi me hizo abandonar mi carrera y con la que suicidé parte de mi vida social. Me gasté un dineral en el psicólogo y posteriormente en el psiquiatra...y leyendo libros de autoayuda, meditando, conociéndome mejor a mi misma y concentrándome en lo que hago en cada instante sin preocuparme en exceso en lo que vendrá..he dejado de medicarme. Ya llevo un año sin tomar citalopram y estoy feliz. Si los libros de autoayuda sirven para mejorar la vida de la gente no importa las banalidades que cuenten pues ya estan consiguiendo su fin...al fin y al cabo mi psicóloga también me hablaba de banalidades y encima me cobraba 60 euros por sesión. Paz y amor

    Responder a este comentario

  • Andrés Pérez |20. mayo 2014 15:30:59

    Felicito al autor por su obra: Aunque hay gente como Yunka que afirma que este tipo de lecturas le han “ayudado”, conozco muchas personas que han leído decenas de ese tipo de libros y si no son las mismas complicadas ahora son peores. En muchos casos se han convertido en dogmas imborrables en las mentes de sus lectores.

    Libros como “El secreto” no tienen ningún fundamento ni filosófico o peor científico para afirmar: “Todo el universo nos ayuda”, en los libros básicos de astronomía sabemos que el universo ha eliminado el 95% de la vida en este planeta.
    Saludos.

    Responder a este comentario

  • mercedes |20. mayo 2014 15:31:13

    He leído el articulo y los comentarios.
    No se si los psicólogos son la solución, no se si los libros de auto ayuda son la solución. Para mí, el mensaje que se trasmite, es que se pueden mejorar nuestras condiciones de vida, con ciencia (inteligencia emocional, por ejemplo) con fe,(pensar en positivo), Lo que no podemos dejar de recocer, es que nuestras vidas van y vienen que no tenemos mucho control sobre muchas cosas, y que no ser perpetuamente feliz (o perversamente) esta dentro de nuestra naturaleza.

    Responder a este comentario

  • Isa |21. mayo 2014 09:42:25

    jum...muy interesante el artículo. Coincido con él en que "los principales enemigos de la psicología son los psicólogos" pero en todo lo demás no estoy de acuerdo. Vamos a ver...cada paciente es un mundo, la psicología es una ciencia holística, y si a mí en determinado problema me tienen que tratar con la Escuela de la Gestalt o mañana hacer una terapia de polarización energética, ¿qué tiene de malo? La autoayuda tiene dos cosas: no hace mal a nadie y es muy beneficiosa porque trabaja sobre nuestros pensamientos diarios (y somos lo que pensamos) si las estructuras mentales se van modificando, podemos llevar una vida más consciente y plena. Pero no puede ser tan drástico, lo que genera es el rechazo de la Sociedad a hacer terapia y se está tirando piedras sobre su propio tejado. Ah! Los psicólogos que pretenden vender un "modelo de felicidad plena y la receta mágica" huid de ellos. Un buen terapeuta es aquel que se adapta a tu caso y trabaja contigo para que "desarrolles tu caja de herramientas para cada situación" y te enseñe a quererte y aceptarte en todos los momentos de tu vida. Y no te venda cuentos. Pero en serio, este Señor, al igual que Francisco Umbral, "HA VENIDO A HABLAR DE SU LIBRO" y luego el periodista, CON TITULARES polémicos. En fin.

    Responder a este comentario

  • pepin |21. mayo 2014 09:42:59

    La psicología es lo mas! Las mujeres están locas porque no tienen pene. Muy científico todo si si. Me encantan los racionalistas y su idea radical de lo "científico"

    Responder a este comentario

  • Rafa |21. mayo 2014 09:43:05

    Lo tuyo es una excusa como otra cualquiera para vender libros. Personalmente creo que hay libros de autoayuda que simplemente orientan a una persona a lo que mejor puede hacer, conocerse a sí mismo. Pero eso también depende de las circunstancias y de la persona.

    Responder a este comentario

  • Héctor |21. mayo 2014 09:43:18

    No se trata de condenar a todos, Din, se trata de condenar una ideología que está tras ese imperativo de ser feliz, muchas veces mandándote hacia el individualismo y egoísmo más feroces, además de al conformismo y la inacción.
    Claro que pensar, reflexionar, leer te puede ayudar (como dice yunka)... puede ayudarte mucho. Claro que hay algún libro catalogado como "autoayuda" que es interesante.
    Pero eso no dice nada de lo que es en sí el fenómeno de la autoayuda, del coaching, del autoconocimiento... que sin ninguna base científica en la mayor parte de los casos y a base de axiomas y dogmas de fe, se nutre de las necesidades y de la desesperación de la gente.
    Un imperio de desvaríos y perogrulladas pseudofilosóficas que, además de contaminar la psicología científica, pueden perjudicar y mucho a las personas que hagan uso de ellos y que realmente tengan problemas.
    La autoayuda es la homeopatía de la psicología, y como tal, es peligrosa.

    Responder a este comentario

  • Teresa |21. mayo 2014 14:21:30

    A mi me parece que este señor no sabe lo que dice.
    Efectivamente cuando alguien desea una cosa, el universo (por así decirlo) ayuda a que uno consiga el deseo. Probablemente es que no lo ha probado, o no sabe probarlo.
    La meditación trae cosas buenas y nada tiene que ver con los curas. No sabe de lo que habla y a mi criterio es un indocumentado. La Ciencia no puede dar la espalda a aquello que no ve porque es intangible. Es como si dijéramos que el amor no existe porque no se ve.Las cosas que se sienten, aunque no se midan, existen.

    Responder a este comentario

  • Marce |21. mayo 2014 18:58:16

    Menudo nomber one!! A este lo vamos a poner al lado de la autora de El Secreto. Ni blanco ni negro, la cosa es gris y hasta un parvulario entiende eso. La claves es "actuar", y se actúa mejor creyendo en ti y confiando en tus posibilidades que viendo todo como una trisssssste pelicula. Un buen libro de autoayuda te hace ver las cosas con claridad, hace que no te autolimites...y que si te esfuerzas (ahí está la clave, ESFORZARSE, ACCION, CREER PERO ACTUAAAR..) puedes conseguir muchas, muchas más cosas de lo que tu crees. Ahora, pidiendoselo al universo y quedandote sentado, sinceramente, creo y sé que no vas a conseguirlo. Amigos, lo siento mucho y esta es la gran verdad....probablemente si quieres de veras lo conseguirás, pero te va a costar mucho, mucho, mucho..... (pero igual merece la pena, no?)

    Responder a este comentario

  • Alvaro López |22. mayo 2014 11:35:31

    Me parece muy interesante por el debate que genera, lo que es muy de agradecer. Ahí van mis comentarios:
    En primer lugar, el concepto "libro de autoayuda" no me parece acertado: un libro será de autoayuda en tanto en cuanto el lector utilice el contenido para una ayuda personal. Hasta que eso no ocurra, el libro sólo será de recursos para la autoayuda.
    En segundo lugar, estoy de acuerdo con Eparquio en el mercadeo creciente en torno a "alcanzar la felicidad": existen innumerables gurús con recetas mágicas para ser feliz, y es cada vez se hace más difícil encontrar algo de verdadero valor. Estos gurús parecen más interesados en usar un marketing potente para hacer caja, que en la verdadero desarrollo de las personas.
    Dicho lo anterior, considero que los libros son siempre una fuente de información al servicio de aquel que lo lee, y por tanto estoy seguro que en muchos de esos libros hay información que para muchas personas ha sido de gran valor, por lo que catalogarlos de "timo" en el título, no me parece para nada constructivo, aunque bien es cierto esta generando controversia, que al fin y al cabo no es más que otra manera de vender, que es para lo que se escribe un libro, y esta manera es tan criticable o razonable como la de tratar de fomentar el positivismo...
    En cualquier caso, el título de un libro, siempre dice mucho de su autor, y este no me parece que contenga un mensaje positivo.

    Responder a este comentario

  • cris |22. mayo 2014 11:35:42

    De acuerdo en que hay muchos libros de autoayuda que no tienen fundamentos válidos y cuyo objetivo primordial es poner plata en la bolsa del autor. Por otra parte, no creo que todo sea malo en ese campo, quizás después de leer un poco a autores como Erick Fromm, Maxwell Maltz o John Maxwell se afine un poco el ojo crítico a la hora de elegir una nueva lectura. Yo no compraría este libro que promocionas.

    Responder a este comentario

  • José Alberto |26. mayo 2014 09:27:26

    Hola, Eparquio. Muy buen artículo. Creo que lo que te diré a continuación es de tu interés. No soy psicólogo, pero he buscado ayuda profesional con 2 psicólogos y han sido de poca ayuda. Así que mi perspectiva es como cliente y no como profesional de la psicología.

    En esencia interpreto de tu artículo que hay muchos tipos de ayudas que son un timo, porque renuncian a la razón para afrontar el problema y ofrecen ayudas ininteligibles, de conceptos incognoscibles. Ojalá la mayoría de los psicólogos fueran más científicos. Cuando hay un sufrimiento psicológico deberían saber interpretarlo, y yo no he llegado a lograr esos por parte de mis terapeutas. Una vez interpretado deberían identificar si hay un pensamiento o creencia destructiva y cómo remediarlo, si se puede. Debería haber más precisión en sus razonamientos.

    Hay un extracto que se podría mal interpretar: --Si no eres feliz y disfrutas permanentemente de la vida, eres un fracasado--. El paciente debería identificar si su preocupación es o no es dar una imagen a los demás de felicidad y estar consciente de que eso no aliviará en nada su dolor. Pero el dolor sí hay que reconocerlo cómo algo negativo que se debe intentar superar. El dolor nunca debería ser aceptado, porque podría estar persiguiendo una contradicción en la vida.

    Responder a este comentario

  • Carolina Reblet Lopez |26. mayo 2014 09:27:58

    Ya es hora de la realidad y la verdad. En mi caso, ya 67 años he pasado por ahí... El miedo a la verdad, es negarla. Se dice que la verdad es relativa, que cada uno tiene la suya, que según siente cada uno.... Sí, "falsedad mas falsedad enmudece la verdad". Estoy de acuerdo contigo, amigo Eparquio
    Carolina

    Responder a este comentario

  • Carolina Reblet Lopez |26. mayo 2014 09:30:07

    Ya es hora de la realidad y la verdad. En mi caso, ya 67 años he pasado por ahí... El miedo a la verdad, es negarla. Se dice que la verdad es relativa, que cada uno tiene la suya, que según siente cada uno.... Sí, "falsedad mas falsedad enmudece la verdad". Estoy de acuerdo contigo, amigo Eparquio
    Carolina

    Responder a este comentario

  • César Landaeta |02. junio 2014 08:59:58

    Soy psicólogo clínico y he publicado 12 libros sobre temas humanos, que nada tienen que ver con la autoayuda y sí con le toma de consciencia sobre la realidad, de la que habla Eparquio. El único error que él puede haber cometido al escribir su obra es olvidar que la gente no perdona que le quiten sus ilusiones. A eso tendrá que enfrentarse.
    Por lo demás, le doy mi aplauso y mi respaldo.

    Responder a este comentario

  • Salvador Mejia |08. junio 2014 20:54:10

    Ciertamente me parece que no hay que juzgar los libros de autoayuda. Las personas ni batean ni dejan batear. Soy psicólogo y me parece que las terapias se basan en esperanzas, esas esperanzas al final siempre se hacen una realidad. Tenemos que fluir y no juzgar.

    Responder a este comentario

  • Juan Sanchez |01. julio 2014 07:31:45

    A mi modo de ver el problema es la confusión entre bienestar subjetivo y bienestar material. El ser humano requiere de ambos tipos de bienestar. Es tan errado proponer que con el logro bienestar material se consigue el bienestar emocional, como al contrario, que es suficiente lograr el bienestar emocional para lograr el bienestar material. El logro de cada tipo de bienestar es el producto de estrategias especificas a cada cual. El bienestar material es el producto de la suma de habilidades y destrezas y individuales (profesionales y sociales) y oportunidades del entorno (clima político y económico favorable), mientras que el bienestar subjetivo/emocional es el resultado de la adecuación de la conducta a una determinada ética. Ese bienestar no implica la experiencia un éxtasis permanente, sino la experiencia de emociones moderadas de toda clase. La felicidad es la consecuencia no intencionada de una determinada conducta. No es algo que pueda ser perseguido de manera intencional, ni tampoco es sinónimo de placer o éxtasis.

    Responder a este comentario

  • Un hacker |06. julio 2014 18:03:38

    Me causan mucha gracia los psicólogos, ¿En qué momento de sus vidas confundieron las apariencias y dejaron de alimentar ratitas, creyendo que tenían el poder/capacidad/autoridad de etiquetar/juzgar/"modificar" las creencias y pensamientos de las demás personas? Su llamada "ciencia" es relativamente joven, la medicina por otra parte tiene mas de dos milenios de vida, pero ustedes no, y se paran al rabo como si fueran igual que los médicos. NUNCA lo serán.

    Y la analogía está mal.

    Donde un sacerdote te decía ayer que rezaras, hoy un psicólogo te dice que hacer con tu vida, hablan de esquemas disfuncionales, como si naciéramos con un pecado original y nunca podrás ser salvado por tu cuenta A MENOS que vayas con un "profesional de la salud" que esté preparado para exorcizar tus esquemas disfuncionales y salvarte de ti mismo, de tus patologías, de tu DSM-V. (a poco no les suena conocido eso, religión católica?)

    Responder a este comentario

  • Rubén |31. diciembre 2014 17:44:30

    Pues estoy de acuerdo con la afirmación del titular, pero no veo que rezar o meditar sea malo o perjudicial en sí mismo. A muchas personas les ayuda, sin tener que pasar por el psicólogo, claro...

    Responder a este comentario

  • Enrique Yanatelli Ocampo |01. enero 2015 09:11:27

    Estoy de acuerdo contigo siempre vi una solucion falsa el rezar, las frasesillas y la gran mayoria de los libros de autoayuda y ese es el problema la gente quiere buscar solucion a todos sus problemas como si simplemente uno tendria que ir a buscar "recetarios". Gracias¡¡¡¡

    Responder a este comentario

QUEREMOS SABER TU OPINIÓN

Por favor, ten en cuenta que SINC no es un consultorio de salud. Para este tipo de consejos, acude a un servicio médico.

AGENCIA SINC EN TWITTER