Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica en la revista ‘Science’

Creer que el enemigo puede cambiar de opinión fomenta la paz

Los palestinos que piensan que sus vecinos israelitas son flexibles en sus opiniones, y viceversa, están más dispuestos a alcanzar compromisos reales por la paz. Un estudio, liderado por el Centro Interdisciplinario de Herzliya (Israel), ha demostrado que la conducta de los individuos hacia sus enemigos cambia si creen que no son violentos por naturaleza.

Creer que el enemigo puede cambiar de opinión fomenta la paz
Creer que el enemigo puede cambiar de opinión fomenta la paz. Foto: Cromacon

Los palestinos que piensan que sus vecinos israelitas son flexibles en sus opiniones, y viceversa, están más dispuestos a alcanzar compromisos reales por la paz. Un estudio, liderado por el Centro Interdisciplinario de Herzliya (Israel), ha demostrado que la conducta de los individuos hacia sus enemigos cambia si creen que no son violentos por naturaleza.

"Las creencias fuertemente arraigadas pueden cambiar incluso en el contexto de un conflicto largo y violento"

“Algunas personas creen que los individuos o grupos violentos tienen una naturaleza determinada que no pueden cambiar. Otras creen que se comportan así por culpa de sus gobernantes o por las circunstancias, pero que sí pueden modificar su conducta. Hemos demostrado que estos dos comportamientos marcan una gran diferencia”, declara a SINC Eran Halperin, autor principal de un estudio que publica la revista Science.

El trabajo inicial se basó en una encuesta representativa a nivel nacional de 500 judíos israelíes a través del teléfono. Los investigadores encontraron que, cuanto más creían que un grupo era por naturaleza intransigente, más les disgustaban los palestinos y menos compromiso adquirían por negociar o apoyar la paz.

“Nos preguntamos si estas opiniones divergentes eran realmente el ‘ingrediente clave’ para alcanzar la armonía entre los pueblos. Para saberlo, el siguiente paso fue exponer tanto a los israelíes como a los palestinos a diferentes creencias”, explica Halperin.

Introdujeron de forma experimental la creencia de que un grupo determinado tenía una opinión maleable, en contraposición con los de ideas fijas, en judíos israelíes (76), ciudadanos palestinos de Israel (59) y palestinos de Cisjordania (53) –sin mencionar al adversario–.

Los investigadores confirmaron que la opinión de los sujetos con respecto al grupo externo podía ser alterada si creían que la opinión de tal grupo también podía cambiar. “Las creencias fuertemente arraigadas pueden cambiar incluso en el contexto de un conflicto largo y violento como el palestino–israelí”, concluyen los expertos.

Investigaciones anteriores demostraron este efecto en individuos en interacciones entre dos personas. Estos nuevos hallazgos han extendido el fenómeno a grupos grandes.

Referencia bibliográfica:

E. Halperin, A.G. Russell, J.J. Gross, C.S. Dweck, K.H. Trzesniewski. "Promoting the Peace Process by Changing Beliefs About Group Malleability”, Sciencexpress, 25 de agosto de 2011.

Fuente: Science
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Miranda Lubbers, doctora en Ciencias Sociales en la UAB
“En la pandemia hemos sentido que las redes personales son cruciales para el bienestar, pero tienen su lado oscuro”

La investigación de Miranda Lubbers analiza el papel que tienen las relaciones sociales en la exclusión y la segregación de las personas. Esta holandesa, que trabaja en Barcelona, ha obtenido una financiación europea de 2,5 millones de euros para su proyecto, cuyo objetivo es desarrollar una nueva metodología capaz de medir la cohesión social en cinco países europeos.

ANÁLISIS
Estudios sociales: la brújula que nos guiará hasta el final de la pandemia

El 83 % de los españoles confía en la vacunación de la covid-19. Para mantener esa actitud, es preciso integrar el conocimiento de las ciencias sociales en el diseño de las medidas sanitarias y en su comunicación transparente y eficaz.