Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

¿Cuándo suspender el tratamiento en la enfermedad inflamatoria intestinal?

Un equipo de investigadores españoles concluye que la suspensión del tratamiento con medicamentos biológicos en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal no puede ser universalmente recomendada en la práctica clínica, ya que aproximadamente la mitad de las personas que suspendieron la terapia presentaron una reactivación del trastorno.

Javier P. Gisbert y María José Casanova, coordinadores de la investigación. / CIBER

Un estudio multicéntrico realizado por investigadores españoles ha evaluado en 1.055 pacientes el riesgo de reactivación de la enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa) tras la suspensión del tratamiento anti-TNF, es decir, medicamentos biológicos utilizados para el tratamiento de afecciones inflamatorias crónicas como la enfermedad inflamatoria intestinal. En estas personas se había alcanzado la remisión con dichos fármacos.

Este trabajo, publicado en el American Journal of Gastroenterology, ha sido coordinado por María José Casanova, del Hospital Universitario de La Princesa de Madrid, y Javier P. Gisbert, del Centro de Investigación Biomédica en Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD) y del Instituto de Investigación Princesa IP.

Los resultados son relevantes para el manejo clínico de esta enfermedad. “Un número elevado (el 44%) de los pacientes presentaron reactivación de la enfermedad, con una tasa por año de seguimiento del 18%. Además, se identificaron factores que pueden ayudar a decidir si es conveniente suspender el tratamiento”, explica Casanova.

Los factores asociados con menor riesgo de reactivación fueron la mayor edad del paciente al suspender el tratamiento y el tratamiento de mantenimiento con fármacos inmunosupresores tras la suspensión del anti-TNF. Los factores asociados con un mayor riesgo de reactivación fueron el tratamiento con adalimumab (vs. infliximab) y la suspensión del tratamiento de forma electiva o por efectos adversos (vs. la suspensión del tratamiento como parte de la estrategia top-down).

La decisión de suspender el tratamiento debe ser individualizada y se deben discutir los riesgos y beneficios con el paciente

Tras la reactivación de la enfermedad, la gran mayoría de pacientes (75%) a los que se readministró el tratamiento anti-TNF alcanzaron nuevamente la remisión. El 11% de los pacientes a los que se les administró de nuevo el tratamiento anti-TNF presentó efectos adversos, la mayoría de ellos leves.

Las conclusiones más importantes son que la suspensión del tratamiento anti-TNF no puede ser universalmente recomendada en la práctica clínica, ya que aproximadamente la mitad de los pacientes que suspendieron la terapia presentaron reactivación de la enfermedad. Sin embargo, la readministración del fármaco es generalmente segura y eficaz, por lo que, como comenta Gisbert, “la decisión de suspender el tratamiento debe ser individualizada y se deben discutir los riesgos y beneficios con el paciente”.

Necesidad de estudios independientes

En este trabajo independiente, en el que no ha participado la industria farmacéutica, han colaborado 78 hospitales españoles y se ha podido realizar gracias a las herramientas, soporte técnico y asesoría de la Plataforma de Investigación Colaborativa de la Asociación Española de Gastroenterología (AEG) y del Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU).

Esta plataforma ofrece de manera gratuita a los investigadores de gastroenterología multitud de herramientas y soporte para el desarrollo de estudios multicéntricos. AEG-REDCap ha agilizado y simplificado la recolección de datos para su posterior análisis. Según Casanova, “sin esta herramienta, jamás podríamos haber realizado este estudio con tantos hospitales y en tan poco tiempo”.

Aunque existen empresas privadas que dan estos servicios, gracias a esta plataforma sin ánimo de lucro, los investigadores pueden obtener estos servicios y realizar estudios independientes sin interés comercial.

Este estudio es un claro ejemplo de la potencia de la investigación colaborativa en el marco de las asociaciones médicas y científicas, ya que se ha conseguido publicar la cohorte más amplia en el mundo hasta el momento de pacientes en los que se ha evaluado la estrategia de suspender el tratamiento anti-TNF tras alcanzar la remisión de la enfermedad inflamatoria intestinal.

Referencia bibliográfica:

Casanova MJ et al. Evolution After Anti-TNF Discontinuation in Patients With Inflammatory Bowel Disease: A Multicenter Long-Term follow-Up Study. American Journal of Gastroenterology. doi: 10.1038/ajg.2016.569. PubMed PMID: 27958281.

Esta red de investigadores ha obtenido financiación del Instituto de Salud Carlos III para confirmar y completar estos resultados con un ensayo clínico aleatorizado.

Fuente: CIBER
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Día Internacional de la Investigación en Cáncer
Estas son las limitaciones, dificultades y retos de la investigación del cáncer pediátrico
Antonio Pérez Martínez

El jefe del Servicio de Hematooncología Pediátrica del Hospital Universitario la Paz nos cuenta cómo se encuentra en la actualidad la investigación del cáncer pediátrico y cómo ha afectado –y lo hará en los próximos años– la pandemia por la covid-19.

Un ensayo clínico de fase III acerca la cura del cáncer de mama metastásico

El congreso anual de la Sociedad Europea de Oncología Médica se celebra estos días con la presentación de varios estudios sobre cáncer de mama que anticipan cambios en la práctica clínica. Investigadores del Vall d’Hebron Instituto de Oncología han hecho públicos los resultados de varios trabajos.