Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Descubierto un nuevo biopolímero parecido a la celulosa

Científicos del CSIC y la Universidad de Sevilla han encontrado un polisacárido, similar a la celulosa, producido por bacterias del suelo beneficiosas para las plantas. El nuevo material podría tener aplicaciones en los sectores químico, sanitario y alimentario; y sus descubridores ya han patentado el método de producción.

A la izquierda, la apariencia algodonosa del β‐glucano. A la derecha, la raíz colonizada por una bacteria hiperproductora de β‐glucano. / CSIC

Un equipo liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha descubierto un nuevo polisacárido, un β-glucano parecido a la celulosa, que podría tener aplicaciones en los sectores químico, sanitario y alimentario.

El CSIC ya ha patentado un método basado en la producción de elevadas cantidades de este polisacárido

El estudio, publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), muestra la novedosa estructura química de este biopolímero, así como los mecanismos bioquímicos que controlan su producción, realizada por un grupo de bacterias del suelo beneficiosas para las plantas.

El CSIC y la Universidad de Sevilla ya han patentado un el método basado en la producción de elevadas cantidades y alta pureza de este polisacárido.

Alternativa frente a la celulosa

La celulosa es el polímero orgánico más abundante en la naturaleza y constituye la mayor parte de la fibra vegetal. La celulosa y sus derivados tienen múltiples usos como componente principal del papel o de tejidos como el algodón y el lino.

Algunas bacterias producen celulosa químicamente idéntica a la de plantas, que por su pureza y propiedades cristalinas tiene importantes aplicaciones en medicina.

El polisacárido ahora descubierto forma también fibras parecidas a la celulosa. “Si bien el nuevo β-glucano de enlaces mixtos posee algunas propiedades similares a la celulosa, como su insolubilidad en agua, también presenta características propias, como ser más soluble en disolventes orgánicos. Esto permitirá nuevos usos y aplicaciones frente a la celulosa. Además, comparte propiedades con otras biomoléculas, como las que componen la llamada fibra de avena, de uso creciente en nutrición y dietética”, explica el investigador del CSIC Juan Sanjuán Pinilla, de la Estación Experimental del Zaidín, en Granada.

Además del CSIC, en este trabajo han participado investigadores de la Universidad de Sevilla y la Universidad Autónoma de Madrid.

Referencia bibliográfica:

Daniel Pérez‐Mendoza, Miguel Ángel Rodríguez‐Carvajal, Lorena Romero‐Jiménez, Gabriela de Araujo Farias, Javier Lloret, María Trinidad Gallegos, and Juan Sanjuán. “Novel mixed‐linkage β‐glucan activated by c‐di‐GMP in Sinorhizobium meliloti”. Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS). DOI: 10.1073/pnas.1421748112

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un robot camaleón se camufla con el fondo en tiempo real

Investigadores coreanos han desarrollado una tecnología que permite a un robot cambiar inmediatamente el color de su piel según el que tenga debajo. La técnica se podría aplicar en el camuflaje militar o el desarrollo de prendas textiles inteligentes.

Inesperada observación de ondas térmicas en materiales semiconductores

Investigadores del instituto ICMAB y la Universidad Autónoma de Barcelona han analizado la respuesta térmica del germanio, un material semiconductor, bajo los efectos de un láser; y en contra de lo que se creía hasta ahora, el calor no se ha disipado por difusión, sino que se ha propagado a través de ondas térmicas por el material. El descubrimiento podría ayudar a mejorar el rendimiento de los dispositivos electrónicos.