Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Los resultados son el avance de un estudio que finalizará en 2011

El 78,5% de las personas que se dedican al cuidado de familiares manifiesta sufrir dolor

El Área de investigación sobre el envejecimiento del Instituto de Investigación en Atención Primaria ha puesto en marcha un proyecto de investigación que analiza los efectos en la salud de las personas cuidadoras familiares, y del cambio del rol de cuidar, debido a la muerte o ingreso en un centro del paciente cuidado.

El estudio, que se desarrollará durante los próximos 3 años y en el que participarán 1.500 cuidadoras, ya ha reclutado 604 personas y cuenta con los resultados preliminares de entrevistas realizadas a 257 participantes.

Los primeros resultados muestran que el 60% presenta dificultades para desarrollar la tarea de cuidar y para dormir, además de sufrir ansiedad y depresión.El perfil de la persona cuidadora es mayoritariamente mujer (85%), tiene una mediana de edad de 62 años y en un 83% convive con la persona que cuida. Un tercio no ha ido a la escuela o bien no ha acabado los estudios primarios. Entre las participantes con edad activa, sólo un 29% tiene un trabajo remunerado. La mitad manifiesta que ha tenido que dejar de trabajar para poder cuidar a la persona con dependencia, y un tercio ha tenido que reducir su jornada laboral.

Según el estudio, el 46% de las cuidadoras dice tener menos de una hora diaria entre semana y un 52,8% menos de una hora diaria el fin de semana. El 69% no ha hecho ninguna excursión, ni salida de fin de semana en el año anterior, y un 53% no han hecho vacaciones. De hecho, un 18% de las cuidadoras no tiene a nadie con quién dejar la persona que requiere las curas, y un 17% lo soluciona con una persona remunerada.

El 78,5% de las personas cuidadoras entervistadas dice que sufre dolor, un 66,5% artrosis y un 73,9% dolor de espalda. El 63,4% expresa dificultades para desarrollar su tarea de cuidar, un 62% refiere dificultades para dormir, un 62% sufre ansiedad y un 60%, depresión. Además, el 68% dice tener una salud mala o regular: la mayoría se medica por enfermedades crónicas y suele tomar la medicación regularmente, pero un tercio no va a las visitas programadas debido a su rol de cuidar.

El estudio quiere analizar si estos efectos negativos sobre la salud de las personas cuidadoras están relacionados con su rol de cuidar, se producen sólo durante la etapa de cuidar o también perduran tras el ingreso en un centro o de la muerte del paciente.

Fuente: IDIAP
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados