Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El cultivo de la chufa es 'eco-eficiente'

Un equipo de investigadores formado por miembros de los Grupos de Análisis y Simulación de Procesos Agroalimentarios y Análisis de Sistemas Empresariales de la Universidad Politécnica de Valencia ha realizado a lo largo de los dos últimos años un pormenorizado estudio sobre la eficiencia económica y ecológica (eco-eficiencia) del cultivo de la chufa en la provincia de Valencia. El estudio, en el que han colaborado la Denominación de Origen Chufa de Valencia y el Comité d’Agricultura Ecológica de València, los investigadores confirman qeu el índice de eco-eficiencia medio de la chufa es superior en las explotaciones ecológicas.

Campo de chufas. Foto: Manel.

La eco-eficiencia de un sistema se expresa como el ratio valor añadido dividido por el impacto ambiental. Los investigadores de la UPV han analizado la ecoeficiencia por kilogramo de chufa producido en las distintas parcelas estudiadas –tanto de agricultura convencional como ecológica- que sumaban un total de 60 hectáreas, un 10’6% del total de superficie de chufa cultivada. En su estudio, entrevistaron a 34 agricultores productores de chufa de localidades como Albalat dels Sorells, Alboraia, Almàssera, Bonrepós, Borbotó, Carpesa, Cases de Bàrcena, Foios, Meliana o la misma ciudad de Valencia.

Entre otros parámetros analizaron los costes y el impacto ambiental de la fabricación de los fertilizantes y plaguicidas utilizados, de los tratamientos fitosanitarios realizados (herbicidas, plaguicidas, etc), de la forma de riego y de abono, de la producción de energía para la bomba de riego, así como el tiempo de mano de obra empleado en el proceso de cultivo, e incluso de la combustión de la paja, etc.

“Como era previsible, a la vista de los resultados de las entrevistas, las mayores diferencias se encuentran entre el cultivo convencional y el cultivo ecológico. A través de este estudio, hemos podido establecer cuáles son las pautas para aumentar la eco-eficiencia tanto en un modelo de cultivo como en otro”, señala Neus Sanjuán, coordinadora del estudio.

Según los resultados obtenidos en este trabajo, el índice de eco-eficiencia medio es superior en las explotaciones ecológicas: 0,78 frente a 0,47 en las convencionales (en una escala de 0 a 1).

Ahora bien, tal y como remarca Neus Sanjuán, no todas las explotaciones ecológicas han mostrado ser ecoeficientes. Asimismo, la investigadora de la UPV aclara que el hecho de que la eco-eficiencia media de las explotaciones ecológicas sea superior no implica que éste tipo de explotación no genere impactos. De hecho, según un estudio preliminar realizado por investigadores del Área de Edafología de la UPV el riego con elevadas dosis de agua unido a aportes recientes de materia orgánica, hace que en algunas parcelas ecológicas se produzcan pérdidas importantes por lixiviación de nitratos.

“En producción ecológica, una de las cosas que tienen a favor es que el valor añadido por kilogramo de chufa es mucho más grande que en las convencionales, fundamentalmente porque se paga mejor. Pero hay que dejar claro que no todas las explotaciones de este tipo que hemos analizado son ecoeficientes, ya que en ello inciden otros tipos de factores”, apunta Neus Sanjuán.

Explotaciones ecoeficientes

Las explotaciones de cultivo convencional eco-eficientes presentan un valor económico añadido similar a la media de explotaciones convencionales, sin embargo el menor impacto de sus prácticas hace que su índice de eco-eficiencia sea superior respecto a éstas. Estos menores impactos ambientales se deben a que sólo realizan fertilización química, no realizan fertilización orgánica (por lo que se reducen las emisiones de amoniaco y la lixiviación de nitratos) y riegan con agua proveniente de acequia. Además, realizan pocos tratamientos fitosanitarios y con dosis muy ajustadas.

Las explotaciones ecológicas eco-eficientes utilizan asimismo agua proveniente de acequia y emplean menos energía debido a que prácticamente no realizan tratamientos con fitosanitarios, todo ello hace que su impacto por agotamiento de recursos abióticos, calentamiento global y toxicidad en los ecosistemas y en humanos sea mucho menor que el resto, lo que incide, junto al mayor valor añadido del producto, en una mayor eco-eficiencia.

Respecto a los rendimientos, varían entre 1.150 y 2.060 kg de chufa por hanegada (13.800-24.720 kg/ha), siendo el promedio de 1.620 kg por hanegada (19.440 kg/ha). En cuanto a la productividad, según los resultados de las encuestas las explotaciones ecológicas obtienen rendimientos del mismo orden que las convencionales.

Las conclusiones de este estudio se presentarán a los agricultores a través de la D.O Chufa de Valencia y el Comité de Agricultura Ecológica de la C.V.

Fuente: UPV
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los beneficios de los bosques mediterráneos, en peligro si la temperatura global sube más de 2 ºC

Por primera vez se ha revisado la evidencia científica sobre cómo afecta al riesgo de incendio y los servicios ecosistémicos de los bosques mediterráneos el aumento o recesión de la temperatura de 2 ºC respecto a niveles preindustriales.  

Los pinos silvestres se adaptan a las variaciones climáticas

La conservación de las especies vegetales en un escenario de cambio global va a depender de la capacidad de los individuos para adaptarse y aclimatarse a las nuevas condiciones.