Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

El cultivo de manzana en Girona se verá comprometido por culpa del cambio climático

Investigadores del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias han hecho una proyección hasta 2070 de cómo afectará el aumento de las temperaturas en la floración del manzano en el bajo Fluviá.

La floración se verá comprometida porcentualmente y en diferente medida dependiendo de las variedades / IRTA

Los efectos del cambio climático pueden poner en riesgo la producción de manzana en el bajo Fluviá (Indicación Geográfica Protegida “Poma de Girona”). Ésta es la principal conclusión que se extrae de un estudio realizado por investigadores del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias, publicado en la revista Agricultural Water Management. Éste es uno de los primeros trabajos que se hacen en Cataluña sobre proyecciones de cambio climático en frutales.

Según este trabajo, la floración se verá comprometida porcentualmente y en diferente medida dependiendo de las variedades. La combinación de temperaturas frías y cálidas en el invierno es importante en la producción de flores y, por lo tanto, de frutos, como es el caso de las manzanas, porque necesitan romper la latencia completa, la cual es un prerrequisito para una efectiva y sincronizada brotación y floración.

“El cambio climático pone en compromiso esta actividad agrícola, por lo menos si se hace como ahora", dice Robert Savé

El aumento de la temperatura relacionado con el cambio climático puede conducir a una falta de horas de frío, lo que puede afectar la idoneidad en el rendimiento de algunas especies o cultivos en esta zona. Estas alteraciones climáticas pueden provocar retrasos y desordenes en la floración que pueden afectar la viabilidad de la cosecha en la región.

“El cambio climático pone en compromiso esta actividad agrícola, por lo menos si se hace como ahora, y este trabajo quiere ser una ayuda a la hora de tomar decisiones”, explica el investigador del IRTA Robert Savé que, también señala que si se hicieran estudios similares dedicados a otros cultivos, como por ejemplo la viña o el olivo, los resultados también mostrarían posibles desajustes en algunas variedades a causa de los efectos del cambio climático. Estos indicadores pueden ser el primer paso para desarrollar estrategias agronómicas de adaptación.

Este trabajo se ha financiado parcialmente con el apoyo del proyecto Accua de la Fundación Caixa Catalunya y el proyecto Life-Medacc, y la ha llevado a cabo un equipo de investigadores del IRTA Mas Badia y del programa de Horticultura Ambiental.

Referencia bibliográfica:

Inmaculada Funes et al. “Aproximación de los posibles impactos del cambio climático en la floración del manzano en el bajo Fluviá” Agricultural Water Management 164 (1): 19 - 27, 31 de enero de 2016.

Fuente: Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los insectos que propagan la 'Xylella fastidiosa' viajan más de lo que se pensaba

Para evitar la expansión de una bacteria que amenaza a olivos, almendros, viñas y otros árboles mediterráneos, la Comisión Europea ordenó erradicar todas las plantas en riesgo de contagio localizadas a menos de 100 metros de una infectada. Pero ahora científicos del CSIC han comprobado que las cigarrillas que llevan el patógeno avanzan más de 2 km en un mes, así que se está replanteando la medida.

Alt de la imagen
Estas son las variedades mejoradas de trigo más resistentes al calor

Un estudio internacional, con participación de la Universidad de Córdoba, ha analizado 54 líneas de trigo mejoradas genéticamente para determinar cuáles responden mejor a las altas temperaturas. En total, 10 genotipos toleraron el estrés por calor y pudieron producir 2,4 toneladas de trigo por hectárea.