Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Estudian las vías de optimización del proceso de producción del biodiésel

El grupo Biosahe, dependiente del Departamento de Química Física y Termodinámica aplicada de la UCO, está llevando a cabo un proyecto de investigación (en colaboración con el Centro Tecnológico Andaltec especializado en plásticos, universidades extranjeras -Atenas y Manchester-, y la de Jaén) para conocer las vías de optimización integral del proceso de producción del biodiésel. A través de este estudio, en el que se está desarrollando una biorrefinería basada en el uso de biocombustibles, se pretenden también utilizar los residuos que se generan durante el proceso para generar bioplásticos (que tienen origen biológico)

La investigadora de la UCO María del Pilar Dorado Pérez

El proyecto contempla la utilización del aceite de las semillas cultivadas (jaramago, cártamo, colza etíope y ricino) para transformarlo en biodiésel; y de los restos de la semilla (el 60% del total de la misma) prensados se obtiene una torta suplementaria. Pero también cuando se produce el biodiésel aparece otro residuo que es la glicerina y por ello el grupo Biosahe está estudiado la aplicación de unas bacterias que se alimentan de glicerina, usan la torta como sustrato para producir proteínas y generan bioplásticos. En estos momentos, los investigadores están ensayando con distintos tipos de cultivo y microorganismos que permitan optimizar el proceso de producción.

Dentro de este proyecto está reflejada también la idea de desarrollar un procedimiento simplificado que permita ver si el biodiésel cumple las normativas europeas de calidad. Cuando el biodiésel llegue a las gasolineras, a través de un pequeño aparato, se podrán determinar las propiedades del biocombustible recibido.

Maria Pilar Dorado, coordinadora del grupo Biosahe, asegura que "el biocombustible nunca podrá suplir la demanda de los combustibles fósiles pero sí podrá ser una ayuda mientras encontramos otras energías más efectivas”.

Fuente: Andalucía Innova
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados