Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Explotación de plantas medicinales

Un proyecto desarrollado por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de la Universidad Politécnica de Madrid, estudia el uso de las plantas aromáticas y medicinales del norte de Argentina para, además, conocer cuáles son sus posibilidades de explotación comercial.

Plantas aromáticas (Foto cortesía de Natalia Guerrero)

Las plantas medicinales y tintóreas, dos productos forestales no madereros, son un ejemplo de flora rica en diversidad genética y se emplean de manera habitual en la prevención y tratamiento de enfermedades.

Estas especies, además de su uso terapéutico, constituyen una excelente fuente de ingresos para el pequeño productor, ya que le permiten diversificar su producción y conservar sus recursos naturales. Sin embargo, el cultivo de estas plantas no está muy generalizado y además, en muchos casos, se sigue recolectando de manera manual lo que retrasa su posterior comercialización.

En la provincia argentina de Santiago del Estero, al norte del país, se está evaluando el uso que las comunidades rurales del interior argentino hacen de este tipo de plantas. La investigación encabezada por María Paz Arraiza, profesora de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Montes de la UPM, tiene lugar concretamente en la zona de El Gran Chaco, una vasta extensión de terreno de 110 millones de hectáreas, que comparten cuatro países sudamericanos (Argentina, Bolivia, Paraguay y Brasil), y que constituye la mayor área forestal del continente después de la Amazonía.

El proyecto encara el estudio de selección y multiplicación de estas especies aromáticas y medicinales para la obtención de semillas y plantas de calidad. Esta labor, según los investigadores, permitirá a los productores y viveristas producir un cultivo con una mejor aceptación en el mercado.

Otro de los objetivos del trabajo es aprovechar las especies aromáticas y medicinales autóctonas del norte de Argentina para la obtención de aceites esenciales y extractos.

Las especies se seleccionan en función de los principios activos que contienen, que les confieren un gran interés científico y económico por su elevada demanda comercial.

El equipo de la UPM pretende obtener un documento actualizado que refleje la realidad del cultivo, recolección, procesado y uso de estas plantas y analice su calidad para su cultivo en la zona. Esta documentación servirá para sustentar futuros proyectos y contribuirá al desarrollo de esta región.

Años de trabajo en Argentina

Desde hace varios años, el equipo de la Universidad Politécnica de Madrid lleva a cabo diferentes estudios para poner en marcha medidas que faciliten una mayor participación de la población autóctona en el valor añadido de los productos, favoreciendo la colonización agrícola e industrial de nuevos territorios.

Los estudios emprendidos por la UPM pueden contribuir a paliar la deforestación intensiva de los bosques naturales, el uso de herbicidas y el incremento de tierras para otros cultivos que modifican el equilibrio ecológico del norte argentino.

Fuente: Universidad Politécnica de Madrid
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La producción de alimentos genera un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero

Un equipo internacional de científicos ha estimado en 17.318 millones de toneladas métricas de CO2 las emisiones anuales de todo el sector alimentario. La carne de vacuno, seguida de la leche de vaca y la carne de cerdo, son los alimentos de origen animal que más contribuyen.

Cómo contaminar menos enseñando a las vacas a ir al baño

El amoníaco generado por las heces y orina de las vacas se filtra en el suelo de las granjas, y puede contaminar tanto la tierra como los cursos de agua locales, además de convertirse en un potencial agente de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de este gas, un equipo ha diseñado un método para entrenar a estos rumiantes a hacer sus necesidades en los lugares designados.