Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Hallan la clave del éxito de algunas de las bacterias más virulentas

Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Catalunya (IBEC), del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) y de la Universidad de Barcelona (UB), han descubierto la estrategia que han adoptado las enterobacterias para facilitar la incorporación y la regulación de genes que les otorgan resistencia y virulencia. El trabajo, publicado recientemente en PLoS Genetics, abre la puerta a la generación de nuevos fármacos que permita tratar en el futuro infecciones causadas por variantes multiresistentes de patógenos como Escherichia coli, Salmonella o Shigella.

Transmisión horitzontal de ADN entre células de la bacteria Escherichia coli. Imagen: Antonio Juárez (IBEC).

El aumento de infecciones causadas por bacterias multiresistentes es un problema creciente de salud pública, sobre todo en entornos hospitalarios, donde la situación es grave. Investigadores del Instituto de Bioingeniería de Catalunya (IBEC), del Instituto de Investigación Biomédica (IRB Barcelona) y de la Universidad de Barcelona (UB), han descubierto la estrategia que han adoptado las enterobacterias para facilitar la incorporación y la regulación de genes que les otorgan resistencia y virulencia. El trabajo, publicado recientemente en PLoS Genetics, abre la puerta a la generación de nuevos fármacos que permita tratar en el futuro infecciones causadas por variantes multiresistentes de patógenos como Escherichia coli, Salmonella o Shigella.

Las bacterias que pertenecen al grup de las Enterobacterias causan infecciones intestinales como disentería y tifus, y extraintestinales como infecciones urinarias, meningitis y septicemias. Muchos de los genes asociados a patogenicidad en bacterias tienen la propiedad de ser genes de transmisión horizontal (HGT), que significa que pueden ser transferidos de una célula bacteriana a otra, de una bacteria a otra, e incluso a un individuo de una especie diferente, dentro de la misma generación.

“Es como si tu vecino pudiera pasarte genes que te fueran favorables en un determinado ambiente” explica Miquel Pons, investigador del IRB Barcelona y catedrático de la UB. La adquisición de ADN por transmisión horizontal puede implicar la incorporación de nuevas propiedades y, por lo tanto, la capacidad de adaptación a nuevos entornos. De entre estas propiedades, destacan la resistencia a antibióticos y a otras sustancias antimicrobianas, y factores de virulencia, es decir, los genes que posibilitan a las bacterias causar enfermedades infecciosas.

“Aún sabiendo la importancia de la HGT en la variabilidad de los genomas bacterianos, se conocen poco los mecanismos que posibilitan que los nuevos fragmentos de ADN adquiridos representen un beneficio para la célula receptora” dice el coordinador del trabajo, Antonio Juárez, investigador del IBEC y catedrático de microbiología de la UB.

El nuevo trabajo evidencia que las Enterobacterias han desarrollado un mecanismo para facilitar la adquisición de ADN de transmisión horizontal que consiste en la producción de dos proteínas, H-NS y Hha que interaccionando entre ellas y con el ADN de la bacteria, facilitan la integración en la célula receptora del nuevo material genético y lo regulan específicamente.

Los investigadores proponen que alterando la función de estas dos proteínas, se podría interferir en la expresión de la virulencia y de la resistencia a antibióticos, funciones que a menudo residen en este tipo de material genético. Juárez concluye que “este trabajo abre una nueva estrategia para combatir a las bacterias, que no se base en aniquilarlas sino en atacar y desactivar aquello que las convierte en peligrosas”.

Fuente: IRB Barcelona
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados