Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Artículo publicado en ‘Nature Genetics’

Identifican los primeros factores genéticos de riesgo de la migraña sin aura

Un equipo con participación española revela algunas variantes genéticas asociadas a la hemicránea sin aura. Este tipo de dolor de cabeza es el trastorno neurológico que más afecta a la población.

La migraña sin aura afecta hasta un 12% de la población. Imagen:19melissa68

El Consorcio Internacional de la Genética del Dolor de Cabeza, que cuenta con científicos españoles de la Universidad de Barcelona y del Hospital Vall d'Hebron, ha publicado en Nature Genetics un estudio sobre la migraña sin aura. “Hemos identificado varios factores genéticos que predisponen a este dolor”, explica a SINC Tobias Freilinger, primer autor del trabajo.

“Nuestros resultados, junto con los de otras investigaciones parecidas, sugieren que hay dos factores importantes que causan la migraña: la disfunción vascular y la hiperexcitabilidad cerebral”, afirma el científico.

Freilinger y sus colegas compararon el genoma de 2.326 pacientes de Alemania y Holanda con 4.580 sanas. Los resultados mostraron que existen pequeñas diferencias genéticas asociadas a este trastorno.

“Hemos encontrado algunos polimorfismos que aumentan la susceptibilidad de sufrir migraña”, explica el experto. También han confirmado que los genes TRPM8 y LRP1, cuyo implicación en el trastorno ya se conocía, también participan en el tipo sin aura.

Los datos fueron confirmados analizando un segundo grupo de pacientes e individuos controles de España, Finlandia, Holanda y Noruega.

Los resultados de esta investigación no tienen una aplicación clínica inmediata puesto que “la aportación de cada variante genética es muy pequeña –aclara Freilinger–. Pero conocer las bases genéticas es una herramienta poderosa para desvelar los mecanismos moleculares que causan la migraña”.

Un trastorno neurológico muy ‘caro’

La migraña sin aura es una enfermedad muy común, “afecta hasta un 12% de la población y significa un gran coste en el sistema de salud pública: en EE UU es el trastorno cerebral que más gasto genera”, afirma Freilinger. Pese a esto aún no se conocen del todo los mecanismos subyacentes a este dolor de cabeza.

Este dolor de cabeza puede ir acompañado de otros síntomas como náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz. Algunas personas que padecen migrañas tienen alteraciones en la visión llamadas auras como síntomas de advertencia.

Referencia bibliográfica

International Headache Genetics Consortium. “Genome-wide association analysis identifies susceptibility loci for migraine without aura·. Nature Genetics. junio de 2012 DOI: 10.1038/ng.2307

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Así ha ayudado la hematología al tratamiento de la covid-19
Cristina Pascual Izquierdo

Las trombosis, especialmente las venosas, son una de las complicaciones graves que pueden aparecer en los pacientes infectados con el nuevo coronavirus. Para acabar con ellas se requiere un tratamiento específico. Los hematólogos trabajan para confirmar la dosis óptima de las terapias y prevenir riesgos.

El ADN antiguo revela cómo la tuberculosis dio forma al sistema inmunitario humano

Un nuevo estudio ha analizado más de 1.000 genomas humanos antiguos europeos para reconstruir cómo la genética puede afectar al sistema inmunitario. Los autores han descubierto que la tuberculosis ha sido un importante factor de mortalidad en los últimos 2.000 años de historia del continente.