Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identifican un desequilibrio inflamatorio celular al inicio de la esquizofrenia

Entre los síntomas iniciales de la esquizofrenia se encuentra la aparición de los primeros episodios psicóticos. Investigadores de la Universidad Nacional de Educación a Distancia y de otras instituciones españolas, dirigidos por el Centro de Investigación de Biomédica en Red de Salud Mental, han detectado un desequilibrio inflamatorio celular en pacientes con estos episodios, lo que abre la posibilidad de usar fármacos antiinflamatorios para tratar la enfermedad.

divulgaUNED
20/5/2014 10:52 CEST

Los investigadores han analizado los linfocitos de pacientes con brotes de psicosis inicial / NASA’s Marshall Space Flight Center (CC BY-NC 2.0)

Aunque siguen sin conocerse los factores que causan la esquizofrenia, la mayoría de sus síntomas sí están identificados. Uno de ellos son los episodios psicóticos tempranos, que sufre un 3% de la población. Un estudio dirigido por el Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM) revela la existencia de un proceso inflamatorio activo celular en el inicio de la enfermedad, concretamente, en el primer episodio de psicosis.

El equipo investigador, en el que participa la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), ha analizado los linfocitos –células clave para el funcionamiento del sistema inmune– de 117 pacientes con este brote de psicosis inicial ingresados en diferentes hospitales y los ha comparado con 106 personas sanas.

“Hemos detectado un aumento de los marcadores proinflamatorios y un descenso de los antiinflamatorios, indicativo de que en este momento concreto de la enfermedad existe un desequilibrio entre ambos”, explica Mónica Martínez-Cengotitabengoa, profesora de UNED-Vitoria e investigadora de CIBERSAM en el Hospital Universitario de Álava que participa en el estudio.

El estudio abre la puerta al posible uso de medicamentos antiinflamatorios para tratar la enfermedad

Midiendo la presencia de factores indicativos de inflamación en estas células –en el núcleo y en el citoplasma–, los científicos han observado que su presencia es distinta en los linfocitos de pacientes con un primer episodio de psicosis, comparados con los de personas sanas.

Uno de estos factores es la prostaglandina 15dPGJ –un regulador importante de la respuesta antiinflamatoria– que ya se había detectado, en niveles más bajos, en pacientes con esquizofrenia. “En el estudio observamos que ya desde el inicio de la enfermedad aparecen disminuidos sus niveles”, añade Ana González-Pinto, psiquiatra y coordinadora del proyecto en el Hospital Universitario de Álava.

Nueva ventana terapéutica

El siguiente paso ahora es observar cómo evoluciona este proceso inflamatorio a lo largo del tiempo. “Hemos evaluado a los pacientes durante los seis meses siguientes al inicio de la enfermedad y en breve publicaremos los resultados”, avanza Juan Carlos Leza, investigador de la Universidad Complutense de Madrid y uno de los coordinadores del trabajo.

Además, el estudio, que se publica en la revista Schizophrenia Bulletin, abre la puerta al posible uso de medicamentos antiinflamatorios en el tratamiento de la esquizofrenia. “Quizás en futuro podrían utilizarse estos parámetros sanguíneos como marcadores o predictores de recaídas”, sugiere Miguel Bernardo, psiquiatra del Hospital Clínic (Barcelona) y otro de los coordinadores de la investigación.

En el trabajo, además de la UNED, participa la Universidad Complutense (Madrid), la Universidad de Cádiz, la Universidad de Barcelona, la Universidad de Zaragoza, la Universidad de Oviedo, el Hospital 12 de Octubre (Madrid), el Hospital Clínic (Barcelona), el Hospital Clínico Universitario Zaragoza, el Hospital General Universitario Gregorio Marañón (Madrid), el Hospital Universitario de Álava e IDIBAPS (Barcelona). La financiación procede de CIBERSAM y del Fondo de Investigación Sanitaria del Instituto de Salud Carlos III.

Referencia bibliográfica:

García-Bueno B, Bioque M, Mac-Dowell KS, Barcones MF, Martínez-Cengotitabengoa M, Pina-Camacho L, Rodríguez-Jiménez R, Sáiz PA, Castro C, Lafuente A, Santabárbara J, González-Pinto A, Parellada M, Rubio G, García-Portilla MP, Micó JA, Bernardo M y Leza JC. “Pro-/anti-inflammatory dysregulation in patients with first episode of psychosis: toward an integrative inflammatory hypothesis of schizophrenia”. Schizophrenia Bulletin. 40 (2), marzo 2014. DOI: 10.1093/schbul/sbt001.

Fuente: divulgaUNED
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Celso Arango, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría
“La pandemia es una tormenta perfecta para una oleada de trastornos mentales”
José Luis Zafra

Junto con las futuras olas de contagios de la covid-19, la OMS y la ONU esperan la llegada de problemas de salud mental que impactará especialmente en el personal sanitario. La clave para reducir este daño, según el director del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Gregorio Marañón, es flexibilizar la atención psicológica, acercar los recursos y velar por una atención primaria sin colapsos. 

Alt de la imagen
Javier Olivera, psicogeriatra
“Muchas personas mayores están pasando estos meses en casa con síntomas graves de enfermedad mental”
Jesús Méndez

El 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, que este año viene marcado por la pandemia de la covid-19. El nuevo coronavirus está teniendo un gran impacto psicológico, especialmente entre los más mayores, y sus verdaderas consecuencias no se conocerán hasta más adelante. Hablamos de ello con el secretario de la Sociedad Española de Psicogeriatría.