Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La ITV salva la vida a más de 400 personas cada año

Las inspecciones técnicas de vehículos evitan al año más de 400 víctimas mortales, cerca de 12.000 heridos de distinta consideración y casi 8.500 accidentes. Estos datos se desprenden del estudio “Contribución de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) a la Seguridad Vial”, realizado por el Instituto de Seguridad Vial de los Vehículos Automóviles “Duque de Santomauro” (ISVA) de la Universidad Carlos III de Madrid, patrocinado por la Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automóvil (FITSA).

Inspección Técnica de Vehículos. Fuente: OIC / UC3M.

Para llegar a estas conclusiones, el ISVA ha evaluado datos sobre inspecciones técnicas realizadas entre 1998 y 2006. El año pasado, por ejemplo, se inspeccionaron casi 8.500.000 turismos, de los cuáles cerca de 1.600.000 fueron rechazados, lo que supone una tasa cercana al 19 por ciento. El estudio, que ha sido dirigido por el catedrático de Ingeniería Mecánica de la Universidad Carlos III de Madrid, José Luis San Román, señala que si estos automóviles hubieran contado con un mantenimiento adecuado por parte de los usuarios (comprobar el estado de los neumáticos, el funcionamiento correcto del lava y limpiaparabrisas y el buen estado y colocación de la placa de matrícula, por ejemplo) este porcentaje de rechazo se podría haber reducido en un 9 por ciento.

Entre los defectos que se detectan con mayor frecuencia se encuentran, según este informe, los relacionados con los neumáticos, los frenos de servicio, el estado general del motor y las luces de cruce y carretera. “Al comprobar el buen funcionamiento de estos elementos durante las inspecciones se mejora la seguridad de los vehículos, como es obvio, pero lo que hemos logrado con este estudio es cuantificar su importancia”, explica San Román, que apunta que si los vehículos que se saltan la revisión (algo más de un 15 por ciento del total) la llevaran a cabo en el momento indicado, se evitarían algo más de 1.500 accidentes, más de 2.100 heridos y unos 75 muertos cada año.

Peligro: vehículo antiguo

Según el estudio, el primero de esta índole realizado en España, los vehículos de mayor antigüedad se presentan como los más peligrosos para la seguridad vial y los menos respetuosos con el medio ambiente por la cantidad de gases contaminantes que emiten. En este sentido, la suma de los defectos leves y graves relativos a emisiones contaminantes supone, aproximadamente, en el caso de vehículos de encendido por chispa (gasolina) el doble que en los vehículos de motor por encendido por compresión (diesel). De esta forma, hasta los seis años de antigüedad un vehículo diesel tiene mayor probabilidad de superar los límites de emisiones reglamentarios que uno de gasolina, mientras que posteriormente ocurre lo contrario, probablemente debido al deterioro de los sistemas de catalización de éstos. El proyecto europeo AUTOFORE, cuyos resultados se han utilizado parcialmente en este estudio, obtiene como una de sus conclusiones que una periodicidad de inspección anual a partir del quinto año de vida de un vehículo, supone un beneficio social de 46 euros por vehículo inspeccionado, en términos de reducción de emisiones y mejora de la seguridad vial.

El estudio, además, plantea algunos de los principales retos de futuro para la inspección técnica de vehículos, como desarrollar procedimientos de inspección para las nuevas tecnologías de propulsión o incluir a los sistemas electrónicos en el alcance de la ITV. “En algunos de estos temas ya estamos trabajando en el ISVA desde hace tiempo - asegura San Román -, desarrollando nuevos procedimientos de inspección, calibrando los actuales equipos de inspección para garantizar la calidad de las medidas que las ITV realizan a los vehículos o impartiendo formación sobre su utilización”, comenta.

Este estudio ha sido realizado por el Instituto de Seguridad Vial de los Vehículos Automóviles “Duque de Santomauro” (ISVA) de la Universidad Carlos III de Madrid por encargo de la Fundación Instituto Tecnológico para la Seguridad del Automóvil (FITSA). Coordinado por Almudena Muñoz (FITSA), en él han intervenido tres investigadores de la universidad: el director del estudio, José Luís San Román; el director del ISVA, Vicente Díaz; y el investigador Antonio Gauchia. Además, han colaborado Luís Rivas Sánchez y Guillermo E. Rodríguez, de AECA-ITV; Eduard Fernández Ardevol, de APPLUS; y Nadal Pons Font, de UPV.

Más información:

Instituto de Seguridad Vial de los Vehículos

Grupo de Mecánica Experimental, Cálculo y Transporte

Fuente: UC3M
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Aviones de cola en V para reducir las emisiones

Las colas de los aviones suelen ser verticales y centradas en su parte posterior, pero investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid han calculado que si su configuración es en V bajan las emisiones de óxidos de nitrógeno en casi un 2 % y por encima del 1 % las de CO2, además de conseguir ahorrar un  0,7 % en combustible.

Drones para transportar material sanitario en tiempos de pandemia

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia han puesto en marcha un proyecto para aprovechar el potencial de los drones en la lucha contra la covid-19. Este semana han realizado vuelos de prueba para transportar kits de intervención y muestras a centros hospitalarios.