Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La crisis puede provocar un aumento de enfermedades cardiovasculares

El descenso de la renta, la precariedad laboral y la diminución del gasto sanitario son grandes aliados de las afecciones cardiovasculares, como ya se ha comprobado en Grecia, Argentina e Islandia. Hoy, la Sociedad Española de Cardiología ha advertido de sus efectos.

El aumento de los índices de pobreza empeora la salud cardiovascular./ Iulian Nistea

Con motivo del Congreso de Enfermedades Cardiovasculares, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha alertado hoy en rueda de prensa de que la crisis económica debe considerarse un factor de riesgo cardiovascular de primer nivel.

La organización ha indicado que es necesario “tomar medidas de manera inminente para evitar el empeoramiento de la salud cardiovascular de los españoles”.

"Lo ocurrido en otros países hace imprescindible tomar medidas de forma urgente para evitar la misma situación en España”

Varios estudios, realizados en Grecia, Argentina e Islandia –donde estalló la crisis antes que en España–, demuestran la relación entre la recesión económica y la incidencia de infartos y el aumento de emergencias por causa cardiovascular.Asimismo, en los trabajos se ha comprobado la relación inversa entre el producto interior bruto (PIB) y las tasas de mortalidad vascular.

“Teniendo como prueba los resultados de estos análisis y los efectos de la recesión económica en España, es de esperar que las situaciones que relatan estas investigaciones puedan también producirse aquí”, ha destacado José Ramón González-Juanatey, presidente de SEC.

Según el médico, estos datos “hacen imprescindible tomar medidas de forma urgente para evitar la misma situación en nuestro país”.

Desde la organización señalan que el descenso continuado de la renta per cápita, el aumento de los índices de pobreza, el incremento de la precariedad laboral (siendo el país con mayor índice en Europa) o la disminución del gasto sanitario (un 13,65% en 2012) son los factores que pueden desencadenar la peligrosa situación.

"Es necesario llevar a cabo iniciativas para que la esperanza de vida en España siga aumentando"

Mejor asistencia y prevención

Otro estudio elaborado por el departamento de Trabajo Social de la Universidad Internacional de la Rioja, publicado recientemente en la Revista Española de Cardiología, destaca que en los últimos 30 años la población española ha aumentado en más de seis años su esperanza de vida.

En concreto, de esos seis años, más de la mitad –3,8 años, un 63% del total de aumento– se deben a la mejora en la atención de la enfermedad cardiovascular.

Para los expertos, “es necesario llevar a cabo iniciativas para que la esperanza de vida en España siga aumentando, o al menos se mantenga, tarea difícil de conseguir debido a la los recortes en programas sociosanitarios”, ha comentado González-Juanatey, quien también ha incidido en la necesidad de desarrollar estrategias y programas para mejorar la calidad asistencial en medicina cardiovascular.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La segunda dosis de la vacuna anticovid en embarazadas, clave para su inmunidad

Un nuevo estudio aclara los beneficios de la segunda dosis de la vacuna contra el SARS-CoV-2 en mujeres gestantes para desarrollar una respuesta inmunitaria completa. Los expertos recomiendan que se incluya a este grupo dentro de los ensayos clínicos para averiguar si necesita diferentes programas de vacunación.

La EMA da su visto bueno a una tercera dosis de Moderna en la población general
EFE

Según los datos presentados por la farmacéutica estadounidense, una tercera dosis –administrada entre seis y ocho meses después de la segunda inyección– aumenta los niveles de anticuerpos en aquellas personas en las que se habían visto reducidos.