Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El psiquiatra infantil Fernando González ha defendido su tesis en la UPV/EHU

Las madres de niños prematuros corren mayor riesgo de sufrir estrés

La tasa de niños prematuros se mantiene, e incluso aumenta, a lo largo de los años. Esto acarrea posibles secuelas neurológicas, sensoriales, respiratorias, de inteligencia o de psicomotricidad al pequeño, tanto a corto como a medio plazo. Estas secuelas también conciernen a psiquiatras y psicólogos infantiles, ya que actualmente se sabe que la evolución del bebé prematuro y la aparición o no de problemas depende en gran medida del entorno familiar, sobre todo de cómo interactúa la madre con su hijo en sus primeros meses de vida.

Niño prematuro. Imagen: Diegosaurius R.

El doctor Fernando González ha defendido en la UPV/EHU una tesis doctoral sobre ello, titulada El desarrollo y las relaciones tempranas de los niños prematuros. Estudio comparativo con una población control a los 2 años de edad. En este estudio, que ha culminado en tesis, han participado 90 recién nacidos prematuros de muy bajo peso (menos de 1.500 gramos), sin secuelas medias o severas, y sus madres.

Sus resultados han sido comparados con los de 96 niños sanos al nacer, junto a sus madres. Se trataba de valorar el desarrollo psíquico del bebé a los dos años de vida (momento clave en su maduración) y sobre todo de aportar en el conocimiento de los factores ambientales que lo rodean; especialmente, el de las relaciones madre-bebé.

Relación entre estrés y desarrollo psicomotor

En este sentido, el grado de estrés de la madre parece ser un factor clave. González concluye que los niños estudiados (prematuros o no) cuyas madres presentaron altas tasas de estrés durante su primer año de vida tienen índices de desarrollo psicomotor más bajos, además de mayor riesgo de presentar trastornos del sueño a los dos años. Precisamente, la tesis prueba que son las madres de niños prematuros las que muestran mayor estrés, en forma de síntomas depresivos y de ansiedad.

En cuanto a las características específicas que muestran los bebés nacidos prematuros, tienen, a los dos años de edad corregida, un desarrollo psicomotor y cognitivo dentro de la normalidad. Sin embargo, los valores en el índice mental de desarrollo son más bajos en el grupo de niños prematuros que en el de los nacidos sanos. Además, los niños prematuros presentan más trastornos psicofuncionales (en especial, de rechazo al alimento) y de comportamiento externalizado (cóleras, oposicionismo, agresividad).

La vinculación o apego de la madre con el bebé también ha sido estudiada en esta tesis. Parece que los índices en esta vinculación no varían mucho en los casos de madres con niños nacidos prematuros o sanos a los dos años de vida. Sin embargo, lo que sí concluye la tesis es que, cuando se da un modelo de apego inseguro de una madre respecto a su hijo (sea este prematuro o no), los resultados son más bajos en el índice de desarrollo mental. También se ha encontrado una relación entre el apego inseguro de las madres y el estrés de éstas en el primer año del niño, por lo que González recomienda profundizar en este vínculo en un futuro.

Evaluación inmediata

En relación a estas conclusiones, González apunta en su tesis la necesidad de evaluar lo antes posible las reacciones de las madres (y los padres, en general) de niños prematuros, en cuanto a estrés y apego inseguro se refiere. El propósito sería ofrecer apoyo específico a estos padres, para minimizar los efectos que estas reacciones podrían tener en la relación con su hijo y, consecuentemente, en el desarrollo de éste. Se trataría, por lo tanto, de facilitar el desarrollo del apego durante la estancia hospitalaria, además de ofrecer programas de seguimiento para una vez se esté en casa.

Fuente: UPV/EHU
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Estas son las cifras de la depresión y ansiedad durante el confinamiento en embarazadas

En España, un 38 % de las mujeres gestantes tenía síntomas de depresión y un 59 % de ansiedad durante el confinamiento, un porcentaje mucho más elevado que el encontrado en la población general. Así concluye un nuevo estudio que revela cómo el impacto emocional negativo era mucho más acusado en aquellas sin un apoyo social óptimo.

La actividad física favorece la salud mental durante el confinamiento

Investigadores españoles han descrito el efecto del movimiento en la salud psicológica de la población durante el inicio de la covid-19 para determinar si la actividad física puede ser una buena estrategia para contribuir al bienestar emocional en otras posibles pandemias.