Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las pilas de botón más baratas no contaminan más

El precio de las pilas de botón no está relacionado con su capacidad potencial de contaminación, tal y como revela un estudio de la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto Geológico y Minero de España. Las de litio y las de zinc-aire son las menos contaminantes y las más económicas.

En el trabajo se estudiaron 64 pilas de botón de las cuatro tecnologías más comunes. / Voxphoto.

Las pilas de botón que más contaminan no son las más baratas. Así lo recoge un estudio de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y del Instituto Geológico y Minero de España. “Esta conclusión no puede extenderse a todas las pilas del mercado, pero sí demuestra que el precio no es indicador ni de calidad ni de respeto al medioambiente”, explica Virginia Huerta Muñoz, investigadora de la UCM y coautora del trabajo.

"El precio no es indicador ni de calidad ni de respeto al medioambiente", según los investigadores

Los científicos analizaron la composición química y la densidad energética de 64 pilas de botón de diferentes marcas con las cuatro tecnologías más comunes: litio, zinc-aire, alcalinas y óxido de plata. También compararon su potencial contaminante, que se mide según el Índice Ponderado de Contaminación Potencial (WPPI, por sus siglas en inglés) y registraron su precio.

El estudio, publicado en Science of the Total Environment, revela que las tecnologías de litio y zinc-aire son las menos contaminantes y las más baratas. “No existe una normal general que relacione precio y WPPI, pero es evidente que las pilas que menos contaminan no son las más caras; de hecho, puede suceder al contrario”, recalca Huerta.

En las de zinc-aire, la menos dañina con el entorno es la más barata. Las pilas de litio registran valores contaminantes muy similares entre ellas, mientras que en las de óxido de plata, la opción más económica es algo más contaminante que la más cara, pero mucho menos dañina que la pila de este grupo que contiene mercurio. En el caso de las alcalinas, la menos contaminante es la segunda más barata.

A la vista de estos datos, las marcas más respetuosas con el medioambiente son Maxell, en el caso de las alcalinas y las de litio, Renata en las de óxido de plata, y San Gabino en las de zinc-aire.

Un etiquetado de riesgo ambiental

El estudio refleja que el mercurio, el cromo y el níquel son los metales que más contribuyen a la capacidad contaminante de estos dispositivos.

No existe relación entre el contenido energético de las pilas y su capacidad de daño al medioambiente

Además, los autores afirman que no existe una relación entre su contenido energético y la capacidad potencial de daño al medioambiente. “Por ejemplo, las pilas de litio tienen una gran densidad energética y, sin embargo, son las que menor índice de contaminación presentan”, asegura la investigadora.

Aunque lo ideal sería poder elegir las tecnologías menos contaminantes, los científicos recuerdan que muchas veces no es posible sustituir una por otra, porque cada aparato electrónico presenta sus peculiaridades.

Lo que proponen es que este índice de contaminación potencial sirva para elaborar un etiquetado de riesgo ambiental, que permita a los consumidores ser conscientes del producto que adquieren.

Referencia bibliográfica:

Luis Moreno Merino, María Emilia Jiménez Hernández, Almudena de la Losa y Virginia Huerta Muñoz. “Comparative assessment of button cells using a normalized index for potential pollution by heavy metals”, Science of the Total Environment, 526 (2015). DOI: 10.1016/j.scitotenv.2015.04.068

Fuente: Universidad Complutense de Madrid
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados