Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las sustancias químicas peligrosas causan más muertes que los accidentes de trabajo

Las cifras de mortalidad por exposición a productos químicos contaminantes en Europa son más altas que las debidas a accidentes laborales. Según la última Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo, los profesionales españoles que más manipulan estas sustancias son el personal sanitario (39,4%) y los mecánicos y soldadores (34,5%).

Los profesionales sanitarios son los que manipulan productos químicos peligrosos con mayor frecuencia. Imagen: Sanofi Pasteur

“La exposición a pesticidas se asocia a un mayor riesgo de párkinson y alzhéimer, y los disolventes pueden ocasionar síntomas neuropsiquiátricos o incluso daño neuronal”, explica Félix Viñuela, coordinador del Grupo de Estudio de Neurología del Trabajo de la Sociedad Española de Neurología (SEN).

Más del 17% de los profesionales españoles manipula contaminantes químicos en su trabajo

Además, el experto recalca que también “se ha descrito parkinsonismo por alta exposición al manganeso y al plomo, elementos que contribuyen a la formación de placas seniles y a la muerte neuronal”.

Y es que, según ha revelado la SEN tras celebrar su reunión anual, en Europa mueren más profesionales por trabajar expuestos a sustancias químicas que por sufrir accidentes laborales. Los datos muestran también que más del 17% de los profesionales españoles manipula contaminantes químicos en su trabajo.

Los resultados de la última Encuesta Nacional de Condiciones de Trabajo recalcan que los profesionales que manipulan con mayor frecuencia productos químicos son el personal sanitario (39,4%) y los mecánicos, reparadores, soldadores (34,5%). A estos les siguen los agricultores, ganaderos, pescadores y marineros (30,2%) y los obreros en producción industrial mecanizada (29,8%).

Mientras se trabaja, la inhalación es la manera más común de absorber sustancias neurotóxicas. Es más, el 22% de los trabajadores en Europa inhalan humos y vapores, al menos, durante una cuarta parte de su vida laboral.

Pese a estos datos, “de las 100.000 sustancias que se manejan en el mercado de trabajo europeo, solo se conoce la neurotoxicidad de 1.000 de ellas”, advierte la SEN. Este tipo de sustancias suelen mezclarse, lo que aumenta el desconocimiento de su posible toxicidad.

Más que un dolor de cabeza

Un neurotóxico es cualquier sustancia capaz de producir una disfunción neuronal de forma constante o de provocar cambios químicos o estructurales en el sistema nervioso.

Los síntomas de la neurotoxicidad por sustancias químicas se presentan normalmente en forma de hormigueos, calambres, dificultad para respirar y nauseas, y pueden afectar incluso al sistema nervioso central.

La exposición a dosis bajas puede causar cefaleas, mareos u otro tipo de efectos reversibles. Sin embargo, a medida que aumenta el tiempo o la dosis de la exposición se pueden generar alteraciones neurológicas o incluso producir alteraciones morfológicas irreversibles.

Fuente: Sociedad Española de Neurología (SEN)
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
ANÁLISIS
Vacunación contra la covid-19: convencer, mejor que obligar
Itziar de Lecuona y Fernando García López

Con la inmunización voluntaria se armoniza el respeto a las personas con el logro del bien común sin tener que recurrir a la obligatoriedad para preservar la salud de la población.

Estas son algunas de las profesiones asociadas con un consumo excesivo de alcohol

Los datos aportados por más de 100.000 británicos durante cuatro años han permitido encontrar pruebas de que los profesionales de determinados oficios son más proclives a convertirse en bebedores habituales. Entre ellos están los trabajadores del ocio nocturno y de la limpieza industrial, profesores de autoescuela, escayolistas y altas directivas.