Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Linfocitos, tras el daño cardiovascular en pacientes con lupus o artritis reumatoide

Un estudio realizado por la Universidad de Oviedo identifica nuevos biomarcadores de deterioro vascular no relacionados con factores de riesgo clásicos como hipertensión, diabetes, colesterol alto, tabaquismo u obesidad. El trabajo abre la puerta al diseño de nuevas terapias para tratar a pacientes con enfermedades autoinmunes.

Universidad de Oviedo
17/12/2015 13:08 CEST

Gráfico explicativo. / Uniovi

La disminución o envejecimiento de un tipo de linfocitos pueden acarrear complicaciones cardiovasculares en pacientes con enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso y la artritis reumatoide. Esta es la principal conclusión de un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Oviedo, que abre la puerta al desarrollo de terapias individualizadas dirigidas a pacientes de riesgo.

El trabajo analizó la población de linfocitos T angiogénicos, un tipo de células linfoides, en pacientes afectados por lupus eritematoso o artritis reumatoide. Estos linfocitos T tienen como función principal colaborar con las células progenitoras del endotelio en la reparación de las paredes vasculares dañadas.

Los resultados revelaron una importante disminución de linfocitos T en pacientes con artritis reumatoide. Esta reducción era además más acusada en los enfermos que habían sufrido un evento cardiovascular no asociado con factores clásicos de riesgo como hipertensión, tabaquismo u obesidad.

Los resultados revelaron una importante disminución de linfocitos T en pacientes con artritis reumatoide

La investigación sacó a la luz también que, en el caso de los pacientes con lupus, el envejecimiento prematuro de estos linfocitos T puede transformar su función protectora en destructora mediante mecanismos de toxicidad celular e inflamación, que alteran la salud cardiovascular de los enfermos. La evaluación clínica de los pacientes sometidos a este estudio mostró además una relación entre estos linfocitos T y el grado de actividad de su enfermedad.

Este trabajo de investigación se enmarca dentro de un proyecto financiado por el Instituto de Salud Carlos III en el que participan, además de especialistas del departamento de Biología Funcional de la Universidad de Oviedo, clínicos de los servicios de Medicina Interna y Reumatología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) y del Centro de Salud de Pola de Siero.

La finalidad principal de este estudio es la determinación de nuevos biomarcadores que permitan prever el riesgo de daño cardiovascular en personas afectadas por enfermedades autoinmunes como el lupus eritematoso sistémico o la artritis reumatoide.

La finalidad es la determinación de nuevos biomarcadores que prevean el riesgo de daño cardiovascular en personas afectadas por enfermedades autoinmunes

Intervención precoz para prevenir complicaciones

Patricia López Suárez, profesora del departamento de Biología Funcional e integrante del grupo de investigación, recuerda que el desarrollo de ateroesclerosis prematura –daño cardiovascular—es una de las consecuencias más frecuentes en pacientes con enfermedades autoinmunes.

Curiosamente, esta afectación no puede ser explicada solo por la presencia de los denominados factores clásicos de riesgo como la hipertensión, diabetes, colesterol alto, tabaquismo, obesidad o sedentarismo, sino que parece depender de factores no clásicos asociados a la enfermedad.

La investigadora añade que la salud cardiovascular de estos pacientes depende del equilibrio entre el daño y la reparación vascular. Esta armonía entre daño y reparación puede romperse por factores no bien conocidos y difíciles de detectar, que se han asociado a inflamación crónica, tratamientos farmacológicos, y alteraciones en células y moléculas del sistema inmunológico.

Estas variables están presentes en mayor grado, aunque no de forma exclusiva, en pacientes con alteraciones autoinmunes. De ahí que resulte crucial, como concluye el estudio, profundizar en el conocimiento de estos factores de riesgo cardiovascular no clásico con el objetivo de identificar nuevos biomarcadores de daño vascular y ateroesclerosis que permitan realizar una intervención precoz y prevenir complicaciones cardiovasculares.

Referencias bibliográficas:

Senescent profile of angiogenic T cells from systemic lupus erythematosus patients. Patricia López, Javier Rodríguez-Carrio , Aleida Martínez-Zapico, Luis Caminal-Montero, Ana Suarez. Journal of Leukocyte Biology, 2015. pii: jlb.5HI0215-042R. (publicado on line el 31 de Julio de 2015).

Angiogenic T cells are decreased in rheumatoid arthritis patients. Javier Rodríguez-Carrio, Mercedes Alperi-López, Patricia López, Sara Alonso-Castro, Francisco Javier Ballina-García, Ana Suárez. Annals of the Rheumatic Diseases, 2015; 74 (5): 921-7.

Fuente: Universidad de Oviedo
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Descubierto un gen crucial para el desarrollo del sarcoma de Ewing

El gen RING1B es clave para el desarrollo del sarcoma de Ewing, un tumor óseo maligno que se forma en el hueso o en el tejido suave y que afecta principalmente a los adolescentes y adultos jóvenes. El hallazgo abre la puerta al desarrollo de nuevas estrategias terapéuticas.

Alt de la imagen
Así es el efecto de los neutrófilos: desconocido y con nuevas posibilidades terapéuticas

Investigadores del CNIC han descubierto facetas insospechadas del sistema inmunitario que ayudan a mantener la salud de los órganos. El estudio, publicado en la revista Cell, permite la mejor comprensión del papel de distintos tipos de células inmunitarias en el desarrollo de enfermedades.